02 de junio de 2017
02.06.2017

Una temporada para el recuerdo

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo cierra la campaña más dulce de su historia

05.06.2017 | 03:38
Barro machaca el aro durante uno de los partidos de la eliminatoria contra el Ourense.

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo se ha quedado sin su sueño de la ACB, pero aun así ha cerrado una temporada que, sin lugar a dudas, marca un hito histórico para la entidad carbayona, un club que desde hace varias temporadas se encuentra inmerso en un fructífero proceso de crecimiento y consolidación como club de baloncesto profesional. Además, puede presumir de contar con una prometedora cantera y con una afición que ha hecho de Pumarín un fortín casi infranqueable. Con todo ello, y a pesar de que no se llegó al quinto partido de semifinales de los play-off, se ha cerrado una excelente campaña en la que se consiguió además la Copa Princesa.

Los números, a nivel deportivo, han acompañado al club ovetense. Ha finalizado cuarto en la clasificación liguera, con un balance de 22 victorias y 12 derrotas. Además, en los play-off pasó la primera eliminatoria contra el Ourense por tres victorias a uno, superando la derrota en el primer partido, con todo lo que esto pudo implicar. En la segunda eliminatoria, frente al Quesos Cerrato Palencia, también perdieron el primero y empataron en el segundo, pero perdieron el tercero y el cuarto, lo que les apeó del camino hacia la ACB.

Todos estos datos adquieren un valor aún mayor si se tiene en cuenta que el club carbayón tiene un presupuesto modesto para la categoría en la que milita, que supone en muchos aspectos una gran limitación y le obliga a apoyarse en jugadores jóvenes y cedidos de otros clubes mientras que sus rivales se refuerzan con gente contrastada de la categoría. Lo mismo ocurre con los jugadores extranjeros. Muchos de los que vienen a jugar con el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, como el caso de Jesperson este año, tienen en Oviedo su primera experiencia profesional.

Con todo ello, y a pesar de las limitaciones económicas, el equipo que dirige Carles Marco -el catalán, que cumplió su segunda campaña en Asturias, ha señalado que si no recibe ofertas de ACB continuará la próxima temporada- ha logrado excelentes resultados, especialmente en los partidos en Pumarín.

El pabellón ha sido esta campaña un auténtico fortín donde el Unión Financiera Baloncesto Oviedo no perdió ningún partido en toda la primera vuelta. El ambiente es tan bueno que, pase lo que pase en el partido, al final los aficionados bajan a la pista a interactuar con el equipo y a demostrarles una fidelidad a día de hoy inquebrantable. Algo a lo que, sin duda alguna, ha podido contribuir el estilo de juego rápido y atractivo de los ovetenses, logrando así no sólo sumar un mayor número de victorias, sino también atraer a nuevos aficionados.

El fin de cada partido ya es una seña de identidad del club: ganen o pierdan los partidos, un montón de niños se hacen fotos con sus ídolos fidelizando a una afición que no para de crecer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine