Fidelidad a contracorriente

La Peña Azul El Entrego, la más antigua del club, cumple 45 años hoy "Ser del Oviedo aquí es algo hostil", dice su presidente

08.01.2017 | 19:54
De izquierda a derecha, Raquel Fernández, Javier Rojo, Raúl Caballero, Francisco Ruzo, Máximo Asenjo y David Caballero, en la sede de la peña.

El año en que la Peña Azul El Entrego se creó, en 1972, el Oviedo ascendió a Primera División.

El año en que la Peña Azul El Entrego celebra sus 45 años de vida, en 2017, el Oviedo pelea por ascender a Primera División.

Hay coincidencias que vale la pena recordar por anecdóticas que parezcan no vaya a resultar que, de repente, se cumpla la superstición.

La Peña Azul El Entrego está hoy, 8 de enero de 2017, de celebración, por mucho que la pancarta de la foto ponga el 6 de enero, un apaño que se ha hecho estos años para hacer coincidir la fiesta con el día de Reyes. Son 45 años de oviedismo en una zona de Asturias, El Entrego, con predominio rojiblanco del Sporting. Así lo cuenta al menos Raúl Caballero, presidente de una asociación de 425 socios y una elogiable fidelidad a contracorriente: "Aquí ser del Oviedo es tener un ambiente algo hostil, sobre todo en los últimos años", explica por teléfono. "Ahora las aguas están más calmadas porque la cosa va volviendo, poco a poco, a su cauce. Pero estos años de Tercera y Segunda B era inaguantable", asegura.

Caballero habla con el orgullo de presidir el colectivo, dice, más antiguo de cuantos forman parte de la Asociación de Peñas del Real Oviedo (APARO). La Peña Azul El Entego es la decana de las peñas, un grupo que se reúne habitualmente en Casa Eliseo, sede de la asociación, y que tiene algo que, señala Caballero, diferencia a cada uno de sus miembros de la mayoría de sus colegas sportinguistas: "Aquí el que es del Oviedo es muy del Oviedo. A muerte. En las buenas y en las malas, sobre todo en las malas. Va en nuestro carácter", explica.

Cuando la peña nació España seguía en la dictadura, su presidente era Faustino Ceñera, "el creador de todo", y en el Oviedo jugaba un tipo llamado Enrique Galán, extraordinario futbolista que resultó ser aquel año pichichi de Segunda División (23 goles) y que formó después, junto a Marianín, una de las mejores delanteras de la historia del club.

Entonces, esta peña que hoy celebra con bollos preñaos y botellas de vino su 45 cumpleaños (de 10 a 14 horas en Casa Eliseo) empezó a viajar, a estar junto al equipo. Su primer desplazamiento fue a Santander, en 1972, y luego fue ampliando el cupo: Galicia, País Vasco, Mallorca, Valencia, Sevilla, Barcelona, Madrid. "Hemos estado con el Oviedo por toda España", dice Caballero, también en el barro de Tercera y Segunda B, porque cuando el Oviedo desapareció del fútbol profesional de allí no se movió nadie. "No hubo casi bajas, seguíamos llenando el autocar". El autocar que, cada dos semanas, sale de El Entrego destino Carlos Tartiere. " Vamos dos autobuses, unas 100 personas. Es nuestro equipo, es nuestra pasión", insiste Caballero.

-¿Y cómo lo ve este año?

-El equipo, con sus altas y sus bajas, va tirando. Yo me conformo con mantener la categoría e ir planificando y sentando las bases para en el futuro dar el saldo a Primera. Tenemos la bendición de Carso, ahora poco a poco.

Poco a poco salvo que las coincidencias se cumplan y, de repente, 2017 sea como 1972.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine