20 de marzo de 2017
20.03.2017
Fútbol Segunda División: La crónica
Rayo Vallecano 20Real Oviedo
 

Vallecas frena al Oviedo

Los azules, superados en intensidad y fútbol por el Rayo, malgastan la oportunidad de seguir creciendo en la tabla y ponen fin a su racha

21.03.2017 | 03:38
Vallecas frena al Oviedo

Motivos futbolísticos al margen, el partido de Vallecas se explica por una cuestión de necesidad. Al peso, los argumentos del Rayo para salir a por el partido eran mayores que los del Oviedo. Para los azules, el partido suponía la búsqueda de un premio, una oportunidad de poner tierra de distancia. Nada que tuviera tintes épicos. Para el Rayo, el encuentro era una cuestión de supervivencia. Y la diferente trascendencia que se dio al partido se notó desde el primer minuto. Ésa es la explicación emocional de un 2-0 que además mostró numerosas diferencias futbolísticas. La racha sin perder queda interrumpida al séptimo intento y el colchón con los perseguidores es más fino esta semana.

El trato a la pelota fue una de las razones futbolísticas fundamentales que añadir a la lista de motivos por los que el Rayo fue mejor. La llegada de Míchel al banquillo ha supuesto un intento de regreso al fútbol de asociación de etapas recientes en Vallecas. Tener una base sólida de los jugadores con los que contaba Paco Jémez parece un motivo de peso en la decisión. El Oviedo, desde el comienzo, asumió el rol de equipo dominado, siempre incómodo sobre un estadio que apretó.

El Rayo aprovechó las dudas para proponer las reglas del juego: ellos tendrían la pelota y al Oviedo le tocaría perseguir. Se notó desde el primer minuto, cuando un balón se paseó por el área de Juan Carlos sin que encontrara rematador. En la siguiente acción, la pelota acabó en el poste de la meta carbayona. El Oviedo intuyó que el peligro llegaría por los costados.

A los 13 minutos se confirmó la teoría. Álex Moreno adelantó en velocidad a un Johannesson desubicado. Del encuentro entre ambos salió un penalti que Ebert lanzó con decisión para hacer el 1-0. El gol no alteró apenas los planes. El Rayo sólo entendió el partido a partir de la pelota. Los azules parecieron de acuerdo.

Javi Guerra sentenció el choque al aprovechar un rechace

Al Oviedo las complicaciones se le acumularon un par de minutos después, cuando Berjón miró al banquillo y pidió el relevo por lesión. Hierro aprovechó para que Carlitos de Pena, uruguayo que llegó en el mercado de invierno y que estaba inédito, entrara en escena. Pero un simple cambio de piezas no fue suficiente para dar un nuevo aire a los azules.

El Rayo mantenía la pelota de una forma inofensiva, más como mecanismo de defensa que otra cosa, pero en sus momentos de menos acierto, el Oviedo intentó acercarse al área rival. Sólo Susaeta propuso algo diferente, pero su lanzamiento desde la frontal lo despejó Gazzaniga. Al descanso la sensación era que a los azules les había faltado una marcha ante un rival para el que la mayor amenaza era su situación en la tabla.

Con el Oviedo buscando su sitio en el campo, llegó el segundo mazazo, el que finiquitó el choque. Otra vez una incursión por la banda, la izquierda, acabó con un centro raso al área. La zaga logró anular el primer intento, pero Javi Guerra se hizo con el rechace y lo empujó a la red. Si el Oviedo nunca había estado cómodo en el partido, no parecía que un 2-0 le fuera a hacer cambiar de actitud de forma inmediata.

Ante un escenario tan poco amistoso, Hierro intentó un cambio desde el banquillo. Entraron al campo Nando y Pereira y se retiraron Susaeta y Linares. Pareció una de esas decisiones a la desesperada, cuando se confía más en la fe que en el fútbol. El Oviedo intentó estirarse algo, lo hizo con la pelota pero los daños a la meta rival fueron mínimos: sólo Pereira inquietó a Gazzaniga con un chut que se fue al lateral de la red.

El partido siguió siendo apacible para el Rayo hasta el final. Aquel arreón en los primeros 20 minutos había sido suficiente para poner tierra de por medio. El Oviedo sufre un tropiezo sin males mayores que perder una parte de la renta que llevaba a los perseguidores: ahora el séptimo se acerca a los tres puntos. Aunque a los azules les sentaría bien una reflexión profunda sobre las causas de la derrota.

Con 12 jornadas aún por disputarse, un mundo en la competitiva Segunda División, las actuaciones poco enérgicas se pueden pagar caro. Si los azules entran en el césped guardándose cosas, lo pasarán mal. Sea quien sea el rival. Los de abajo aprietan a estas alturas de campeonato y el resto de candidatos no están dispuestos a dejarse caer. Con el Tartiere como seguro cada quince días, los partidos a domicilio tienen que suponer un plus, el empujón definitivo para acercarse al objetivo final. Pero en ese reto de sumar fuera nunca puede faltar la intensidad. Es una de las lecciones más básicas de la Segunda División.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Real Oviedo

Toché y Diegui se abrazan tras el segundo gol del delantero ante el Girona, el sábado en el Tartiere.
El más fuerte entre los fuertes

El más fuerte entre los fuertes

El Oviedo es el equipo con mejores números (19 puntos de 24) en los enfrentamientos directos entre...

El salvador silencioso

El salvador silencioso

El portero Juan Carlos, decisivo en la victoria ante el Girona, recupera su mejor versión en el...

Una casa de Primera

Una casa de Primera

El Oviedo es, tras Levante y Girona, el tercer equipo que más puntos (36) ha conseguido como...

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2016

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

Enlaces recomendados: Premios Cine