11 de agosto de 2017
11.08.2017

La virtud está en el centro

El Oviedo ha formado una medular en la que se combinan la clase de Hidi, la potencia de Mariga y la ilusión del canterano Cortina

12.08.2017 | 04:41
La virtud está en el centro

Al Oviedo le costó un tiempo encontrar las piezas adecuadas para confeccionar un centro del campo solvente. Juan Antonio Anquela contaba tan solo con un jugador de la pasada temporada en esa posición, Rocha, ya que la continuidad de Torró no se consiguió y el jugador recaló finalmente en el Osasuna. El primer refuerzo estaba decidida desde hace tiempo y fue uno de los primeros fichajes en llegar, Ramón Folch. El mediocentro procedente del Reus es un futbolista muy del gusto de la dirección deportiva azul y su incorporación estaba encarrilada hace tiempo.

Folch ha de aportar al equipo equilibrio y por lo visto en la pretemporada apunta a ser un jugador muy importante dentro del esquema de Anquela. Rocha y Folch fueron los únicos durante el inicio de la pretemporada. A ellos se unió el canterano Edu Cortina, que ha aprovechado su oportunidad rindiendo a gran nivel. No le será fácil acumular partidos con el primero equipo, pero Anquela está más que satisfecho con él y no dudará en utilizarlo si lo necesita a lo largo de la temporada. El canterano es un jugador con talento, que se coloca muy bien en el campo y que ve el pase adecuado con rapidez.

Juan Antonio Anquela tuvo algunos problemas en esa parcela durante la pretemporada. Le faltaban un par de jugadores por llegar en lo que él denomina la "sala de máquinas" y los necesitaba para dar un nuevo empujón a la preparación del equipo.

La solución a esos problemas llegó con la incorporación de Hidi y Mariga. Dos mediocentros de un perfil diferente y que ponían la guinda al centro del campo azul. Dos jugadores que llegan de dos países que nunca antes habían aportado futbolistas al Oviedo: Kenia y Hungría.

Mariga debe aportar al Oviedo potencia y experiencia a alto nivel. El futbolista, que formaba parte del Inter cuando ganó la Liga de Campeones, en 2010, también ha jugado en Primera en las filas de la Real Sociedad. Llega de la Segunda italiana, donde jugó en la Unione Sportiva Latina. En lo poco que se le ha visto de momento, el keniano ha demostrado ser un futbolista importante, que ocupa mucho espacio y que se mueve con mucha facilidad en la zona media del campo.

Hidi, por su parte, responde a un perfil muy diferente. En primer lugar se trata de un futbolista que busca en el Oviedo dar un salto de calidad desde el fútbol húngaro, donde era un referente, a la liga española, una de las admiradas del mundo. Hidi lo tiene todo por demostrar y el sueño de ganarse un sitio en su selección rindiendo a buen nivel en el Oviedo. Se trata de un jugador que además tiene un perfil diferente al de Mariga, un futbolista elegante, con buen toque y que podría encargarse de surtir de balones a los delanteros. También a él se le ha visto todavía poco, pero ya en el encuentro que perdió 0-1 el Oviedo ante el Eibar dejó muestras de su gran clase.

Anquela ha cerrado su centro del campo con jugadores de los que se espera un gran rendimiento. Ahora le falta completar la plantilla con uno o dos jugadores más ofensivos y que den al equipo algo más de chispa en ataque y que ayuden al equipo a sumar más goles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine