Gran fiesta en el concejo más pequeño

El pregón de Juan Manuel Gozalo y el nombramiento de Alberto Köpke como chacinero mayor abren las fiestas del Picadillo de Noreña

27.04.2008 | 00:00
Alberto Köpke, con su nieta Martina y, a la derecha, Juan Manuel Gozalo. Alberto Köpke, con su nieta Martina y, a la derecha, Juan Manuel Gozalo.

Noreña, Franco TORRE


Las fiestas del Picadillo de Noreña, organizadas por la Orden del Sabadiego para celebrar el día de San Marcos, patrón de los chacineros y carniceros, dieron comienzo oficialmente al mediodía de ayer con la lectura del pregón, que este año corrió a cargo del periodista Juan Manuel Gozalo; la entrega del Premio Nacional de Periodismo, que recayó en Luis Antonio Álvarez Alía, y el nombramiento del chacinero mayor del condado, Alberto Köpke Crusat, cuya familia fundó la prestigiosa fábrica de productos Ya.


Durante toda la mañana, la Banda de Gaitas de Noreña amenizó la velada con un pasacalles, mientras que paulatinamente se iban llenando las terrazas con noreñenses y visitantes que se iban sumando al proverbial vermú, especialmente en las cercanas al quiosco de la música. A la una y media, la banda llegó a las inmediaciones del quiosco seguida de la comitiva de autoridades y premiados.


Tras la presentación del presidente de la Orden, Miguel Ángel Fuente, llegó el turno del pregón de Gozalo, que comenzó reconociendo, dijo, ante las «buenas gentes del río», que no es fácil «pregonar con la barriga llena después de lo bien que se come aquí». Durante su pregón, Gozalo demostró haberse documentado a conciencia sobre la historia y las costumbres de la Villa Condal, que fue hilvanando con gran sentido del humor. «No llegáis a cinco mil y os lo pasáis bomba», manifestó Gozalo sobre los noreñenses. «Tenéis parientes de premio Nobel y de antepasados legendarios y míticos, como esa Jimena, hija de Jimena, que se casó con el Cid, el gran barbudo que ganaba batallas después de muerto. Y no me extraña, porque si se dio una vuelta por aquí y Jimenita le invitó a comer, seguro que cogió fuerzas para toda su vida». Gozalo finalizó su lectura con una alusión al rey de la gastronomía noreñense, el sabadiego, que definió como «una delicatessen, un premio al paladar y a los estómagos fuertes».


Tras el ingenioso pregón de Gozalo llegó el momento más emotivo del acto, con el nombramiento de Alberto Köpke Crusat, popularmente conocido como «Tito el alemán», como chacinero mayor del condado. Acto seguido, llegó el momento de otorgar el Premio Nacional de Periodismo, que anualmente entrega la Orden y que en esta edición recayó en el periodista, de madre noreñense, Luis Antonio Álvarez Alía. En su discurso, Álvarez indicó que, «de todos los premios que me han dado, éste es el más emotivo para mí», aludiendo a sus orígenes noreñenses, y seguidamente agradeció el galardón con unos versos que concluyeron con el periodista gritando con empeño: «¡Qué grande el concejo más pequeño!».

Enlaces recomendados: Premios Cine