EN DIRECTO
Lne.es » Siglo XXI
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
Alberto Torga Llamedo. Sacerdote jubilado

«No podíamos promover ni el uso de métodos naturales contra el embarazo»

«Conocer la doctrina social de la Iglesia y la historia del movimiento obrero me abrió los ojos cuando era un sacerdote joven y coadjutor en la parroquia gijonesa de Somió»

 12:06  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Alberto Torga, a las puertas del Colegio del Santo Ángel, en Gijón / marcos león
Alberto Torga, a las puertas del Colegio del Santo Ángel, en Gijón / marcos león  

Alberto Torga Llamedo
Sacerdote jubilado

2 JAVIER MORÁNGIJÓN
El sacerdote Alberto Torga Llamedo (Vegadali, Nava, 1933) tiene grabado el miedo de su infancia a los bombardeos de la Legión Cóndor durante la Guerra Civil, pero más huella le dejaron las diferentes experiencias como joven cura, la primera de ellas en Somió (Gijón). En aquella época hubo varios hechos que le marcaron. «Conocer la doctrina social de la Iglesia y la historia del movimiento obrero me abrió lo ojos».

Al mismo tiempo, trata con el obispo auxiliar de Oviedo Ángel Riesgo. «Yo tenía verdaderos problemas de conciencia porque los matrimonios no cumplían las normas de la moral, que eran muy difíciles de cumplir y los curas no podíamos promover ni los métodos naturales contra el embarazo; pero Riesgo me dijo que los autores de la moral estaban en un despacho y no hablaban con matrimonios jóvenes, y añadió que lo que es bueno para el amor entre los esposos es bueno ante Dios». Alberto Torga también acudió en aquel tiempo a una misión popular en Buenos Aires en barriadas y chabolas. «Me impresionó tremendamente descubrir la miseria moral». Su carrera como sacerdote continuó después en Boo de Aller, donde vivió directamente la «huelgona» de 1962, con decidido apoyo a los mineros y críticas al Marqués de Comillas, propietario de Hullera Española, al que un día le dijo: «A su antepasado marqués le adoran aquí, pero a ustedes los odian ahora». Torga fue posteriormente, hasta su jubilación, capellán de emigrantes españoles en Holanda y Alemania. «La Iglesia llegó a tiempo para atender a la emigración, no como en otros casos», subraya. Su Papa de cabecera es Juan XXIII y sus dos obispos de referencia Tarancón y Merchán. Sus «Memorias» para LA NUEVA ESPAÑA se publican entre hoy, este lunes y martes.

l Papeles de colores y bombardeos. «Nací el 11 de enero de 1933, en el pueblecito de Vegadali, Nava. Mi padre, Graciano, era de Nava y había sido emigrante en Cuba, cinco años; y mi madre, Argentina, era gijonesa. Mi abuelo materno trabajó en el primer desmonte que se hizo para construir el puerto de El Musel y mi madre, la mayor de tres hermanos, nació en Gijón, en la calle Cura Sama. Ella siempre se sintió muy del «culo moyáu». Mis padres eran labradores y tuve una infancia muy feliz, aunque me tocó vivir los años de la Guerra Civil. Tenía tres años y medio cuando comenzó y recuerdo cuando quemaron la iglesia de Nava, que era una joya románica del siglo XII. Fue en agosto de 1936 y vi que la derribaban después de que hubiese ardido. Luego obligaron a los paisanos, entre ellos a mi abuelo y a mi padre, a llevar la piedra molida para los caminos. El segundo recuerdo que conservo es el del bombardeo de Nava por la Legión Cóndor. En Nava había un polvorín que creo que estaba en las inmediaciones de balneario de Fuensanta, y por otra parte era un nudo de comunicaciones, con ferrocarril y carreteras a Laviana, Villaviciosa y Cabranes. Pasaron un día unos aviones y arrojaron pasquines, supongo que alentando a los que ocupaban Nava a la rendición. Mi hermano, año y medio mayor, y yo no sabíamos leer y los pasquines eran para nosotros un juguete, porque eran papelinos de colores. Al día siguiente, yo me había manchado las manos de alquitrán y estaba intentando lavarlas. Me llama mi hermano: «¡Alberto, ven, ven, que tiran otra vez papeles!». Pero lo que ese día empezaron a tirar fueron bombas. Bombardearon Nava y vimos las explosiones y el humo que se levantaba. Aquella noche mi padre y mi abuelo hicieron un refugio en una finca al lado de casa: una zanja profunda cubierta con maderas y la tierra. Los bombardeos fueron varios y también operaban en la sierra del Sueve, cuando ya estaban avanzando las tropas de Franco sobre Asturias. Recuerdo otro bombardeo, un día que estábamos llevando la vacas. Vinieron los aviones y comenzaron a ametrallar. El silbido de las balas se me quedó grabado y mi abuelo se metió debajo de un puente con nosotros y a mi hermana, que era la más pequeñina, la puso debajo, para protegerla. Cuento lo de los bombardeos porque ha sido una de las experiencias que más grabadas se me quedaron en la vida, de tal manera que luego, ya pasado el tiempo, cuando oía uno de los poquísimos aviones que pasaban, empezaba a correr como loco y a llorar».

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad