El Principado garantiza la seguridad del aceite a la venta
 

Trece empresas asturianas importaron 190.000 kilos de girasol ucraniano

El material sospechoso de contaminación procede de Francia y se adquirió como ingrediente para la elaboración de diversos tipos de alimentos

02.05.2008 | 00:00
Botellas de aceite de girasol precintadas en Asturias hace dos años porque se vendían como aceite de oliva.
Botellas de aceite de girasol precintadas en Asturias hace dos años porque se vendían como aceite de oliva.

Oviedo, Pablo ÁLVAREZ

Trece empresas asturianas recibieron, a lo largo del pasado mes de abril, unos 190.000 kilos de aceite de girasol procedente de Ucrania. El destino no era la venta directa, sino su empleo como ingrediente en diversos productos alimenticios. En los últimos días, la mayor parte de estas botellas sospechosas de contaminación ha sido, o bien retirada por las propias empresas y devuelta a su punto de origen, o bien bloqueada hasta que se compruebe si son aptas para el consumo.


«Los consumidores deben estar muy tranquilos, porque todo el aceite que ahora mismo está en el mercado ofrece las garantías exigibles», explicó ayer Juan Llaneza, director de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo del Principado.


Llaneza precisó que a los 190.000 kilos de aceite localizados en empresas hay que sumarles las botellas que, en una cuantía indeterminada, estaban disponibles en los centros comerciales de la región destinados a la venta directa. Según el responsable de la Agencia de Consumo asturiana, este aceite fue retirado de los anaqueles a raíz de la alerta decretada por el Ministerio de Sanidad y Consumo el pasado viernes.


Las botellas que habían sido apartadas por los responsables de los establecimientos han sido puestas de nuevo en venta a medida que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) -dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo- ha ido certificando la exención de riesgos de las diversas marcas. Entre tanto, las que entrañaban peligro han sido definitivamente descartadas. La última lista elaborada por la AESAN incluye 319 marcas de aceite de girasol -66 más que en el anterior listado- que pueden consumirse sin riesgo alguno para la salud.


Juan Llaneza enfatizó que la operación de retirada del producto bajo sospecha no responde a una inmovilización, medida que requeriría una resolución de la Administración, sino a un acuerdo entre empresarios y autoridades sanitarias. «Es una situación que afecta a toda Europa», apostilló Llaneza, quien agregó que España importa a Ucrania 145.000 toneladas de aceite de girasol anuales, el 71 por ciento del consumo global.


Según el director de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo del Principado, las trece empresas alimentarias afectadas por la retirada pertenecen a sectores como la bollería, la pastelería y los derivados lácteos, productos todos ellos en los que el aceite de girasol es empleado como ingrediente.


Aunque elaborado en Ucrania, el aceite sospechoso detectado y bloqueado en Asturias había llegado a través de Francia. La mayor parte de los 190.000 kilos importados en abril se recibieron en los últimos días del mes, circunstancia que ha contribuido a que una porción apreciable del total del aceite no haya llegado a ser utilizada.


Juan Llaneza considera que el aceite que sí se había incorporado a la cadena alimentaria no implica, al menos sobre el papel, peligro significativo alguno para los consumidores, ya que la concentración de girasol no superaba el 3 por ciento (el umbral de riesgo se ha fijado en el 10 por ciento).

Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine