Catedrático de Bioquímica de la Universidad de Oviedo
 

Médicos de EE UU logran que un dedo cortado vuelva a crecer Polvos mágicos «Es difícil hacer una evaluación, pero parece un avance espectacular»

La aplicación de una sustancia aún no revelada consigue que se regenere centímetro y medio del miembro seccionado
«La institución responsable del tratamiento que se ha aplicado es de la máxima garantía y el investigador, también»

07.05.2008 | 02:00
Médicos de EE UU logran que un dedo cortado vuelva a crecer Polvos mágicos «Es difícil hacer una evaluación, pero parece un avance espectacular»
Médicos de EE UU logran que un dedo cortado vuelva a crecer Polvos mágicos «Es difícil hacer una evaluación, pero parece un avance espectacular»

Médicos de EE UU han conseguido que un dedo cortado vuelva a crecer. Concretamente lograron que un trozo de centímetro y medio de un dedo, que fue cercenado por las hélices de un avión de juguete, se regenerase totalmente. La sustancia aplicada aún no se ha dado a conocer.

Oviedo, J. N.

Oviedo, J. N.

Lee Spievak, ciudadano norteamericano de 69 años de edad, metió uno de los dedos de la mano entre las hélices de un avión de juguete que estaba en un centro comercial y perdió un centímetro y medio del miembro. «Simplemente metí el dedo y me lo rebanó, no sabemos adónde fue a dar el pedazo», indica.


Gracias al doctor Stephen Badylak de la Universidad de Pittsburgh (EE UU) se ha recuperado. La ciencia más avanzada ha logrado la regeneración del dedo, que en poco tiempo recobró su aspecto y funciones anteriores al accidente, incluyendo tejidos, nervios, uña, piel e incluso su huella dactilar.


Los responsables del sorprendente proceso no han dado aún todos los detalles, se limitan a hablar de un «polvo mágico». La nueva técnica, potencialmente revolucionaria, se probará próximamente en una mujer en Buenos Aires.


Hasta ahora en casos similares se recuperaba la parte seccionada y se volvía a unir. O se hacía un trasplante. Sin embargo, en este caso no se realizó ningún trasplante, sencillamente gracias a un innovador tratamiento la punta del dedo volvió a crecer.


Un portavoz del equipo científico que puso en práctica la nueva ciencia ha declarado que «en menos de diez años tendremos estrategias que permitirán que los huesos vuelvan a crecer y provoquen el crecimiento de tejido funcional alrededor de esos huesos. Y eso es un paso importante hacia lograr que se pueda hacer la extremidad completa».


Todo partió de un hermano de Spievak, Alan, que estaba trabajando en el campo de la medicina regenerativa y le envió una sustancia nueva a Spievak, quien durante diez días lo usó en su dedo cercenado. «La segunda vez que me la puse ya podía ver cómo estaba creciendo. Cada día crecía más. Finalmente se cerró y era un dedo. En conjunto fueron necesarias cuatros semanas para que cerrase completamente. Ahora tengo en el dedo una sensación total y movimiento total», ha explicado.


El «polvo mágico» proviene de la Universidad de Pittsburgh, del laboratorio del doctor Stephen Badylak, donde prefieren llamarlo «matriz extracelular». El innovador proceso, que se ha estado desarrollando en los últimos tiempos, parte de un raspado de células de las paredes de una vejiga de cerdo. El tejido así obtenido se coloca después en ácido, se limpia de células adicionales y se pone a secar. Puede convertirse en láminas o simplemente en un polvo.


Como explica el doctor Badylak, «tenemos señales que son buenas para formar cicatrices y otras que son buenas para regenerar tejidos. Una forma de pensar en estas matrices es que hemos sacado muchos de los estímulos para la formación de tejidos de cicatrices y dejamos aquellas señales que siempre estuvieron ahí para remodelaciones constructivas».


Los científicos creen que, cuando la matriz extracelular se coloca en la herida, estimula el crecimiento de las células y no la cicatrización. Si se logra perfeccionar la técnica, esto podría significar que algún día se repare no sólo un dedo cercenado, sino uno que esté quemado o incluso órganos profundamente dañados.


Los científicos esperan hacer pronto una prueba en Buenos Aires con una mujer que tiene cáncer en el esófago. En esos casos el procedimiento normal tiene muchas veces consecuencias letales. Los médicos eliminan la parte cancerosa e intentar estirar las paredes del estómago hacia arriba hasta encontrarse con el esófago recortado.


Siguiendo el nuevo procedimiento se colocará la matriz extracelular dentro del organismo en el lugar donde se elimina la parte del esófago con la esperanza de estimular las células a su alrededor para hacer crecer nuevamente la porción que falta.


¿Entonces, se podría lograr que las extremidades de los seres humanos vuelvan a crecer? El doctor Badylak se muestra cauteloso, pero cree que sí.

Fernando Moreno es catedrático de Bioquímica de la Universidad de Oviedo.


-¿Qué le parece la noticia de la regeneración de más de un centímetro de un dedo seccionado?


-La institución responsable del tratamiento aplicado es de la máxima garantía y el investigador, también. No hay ninguna objeción que hacerle. El profesor, el autor concreto de la novedad, publica de una forma muy importante en revistas que, aunque no exactamente de biología molecular y con un índice de impacto algo más modesto, son destacadas.


-¿Entonces?


-Se trata de un campo de la ciencia muy activo en el que trabajan muchas instituciones, muchos equipos de investigación. La regeneración de tejidos y de órganos es muy importante, en parte ya es realidad y las expectativas son de enorme interés. Ya se están realizando, por ejemplo, vejigas urinarias con matrices extracelulares. Se hace una especie de andamio y gracias a los estímulos apropiados se consigue que ese andamio se recubra del nuevo tejido que sustituye al que se ha perdido. En el caso de las vejigas se ha logrado el nuevo tejido e incluso se ha conseguido implantar.


-¿Y los polvos mágicos?


-Bueno, obviamente es una forma coloquial de hablar. De lo que se trata es de establecer un reclamo para las células madre del propio tejido, para que se diferencien. Se considera ya que todos los tejidos adultos tienen sus propias células madre de manera que si se estimulan de una forma concreta pueden llegar a diferenciarse y con ese procedimiento conseguir que cumplan las funciones que se deseaba, que formen tejidos o incluso que formen un órgano, al menos en teoría. En realidad se está haciendo, ahí está el caso de las células madre cardiacas que se diferencian y laten y pueden utilizarse de forma terapéutica. Es algo de hace años, teniendo en cuenta que en estas ramas de la ciencia sólo unos años es mucho porque avanzan a una gran velocidad.


-El dedo se ha regenerado.


-Es difícil hacer una evaluación, pero parece un avance espectacular. O quizá suene a algo que es demasiado para los conocimientos y los logros actuales. No es fácil evaluarlo desde la distancia y con los escasos datos que se ofrecen. Y es que la noticia habla de una recuperación total del dedo, con todos los tejidos y los vasos e incluso con su uña. Parece demasiado, pero, insisto, es difícil evaluar algo así a partir de pocos datos. De todos modos, es necesario insistir en la fiabilidad de la institución, de la Universidad donde se ha realizado el ensayo, la curación, y del científico que ha dirigido el equipo. En todo esto se está invirtiendo mucho dinero y hay mucha gente trabajando de manera que pueden darse avances muy destacados. Las aplicaciones son enormes, en la sanidad preferentemente, pero no sólo en hospitales, sino en casos límite como escenarios bélicos. Entrevista

Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine