El Museo Piñole ya tiene un depósito de nueve obras cedidas por el Bellas Artes

El director del Museo de Asturias asegura que, al igual que hace el Prado, pueden cederse piezas a otras instituciones de la región

 
Un grupo de niños participa en un taller de pintura en el Museo Piñole de Gijón. Al fondo, dos de las obras del Museo de Bellas Artes cedidas en depósito.
Un grupo de niños participa en un taller de pintura en el Museo Piñole de Gijón. Al fondo, dos de las obras del Museo de Bellas Artes cedidas en depósito. marcos león

Oviedo / Gijón, P.R. / M. I.

«El Museo de Bellas Artes de Asturias siempre ha colaborado con los museos de Gijón, tanto los municipales como el Evaristo Valle, y de hecho el Piñole tiene un importante depósito nuestro», declaró ayer a LA NUEVA ESPAÑA Emilio Marcos Vallaure, director de la principal institución museística regional. Marcos Vallaure siempre ha defendido la posibilidad de que el Museo de Asturias, al igual que hace el Prado, pueda ceder a otros museos asturianos obras en depósito de su colección, si se dan las condiciones adecuadas y sirven para completar el discurso museológico. El Museo Piñole tiene nueve cuadros del Bellas Artes, cedidos con ese fin.


Las recientes manifestaciones de la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, en las que avanzaba la posibilidad de que el futuro Museo de Gijón, que se ubicará en la antigua fábrica de Tabacalera y que se encuentra en proceso de definir sus contenidos, cuente con obras del Museo de Bellas Artes y en concreto de la colección de Pedro Masaveu, no tienen que sorprender, en opinión de Marcos Vallaure. El museo actual guarda unas doce mil piezas, entre pintura, escultura, grabados, fotografías, cerámica, vidrio y carteles; de todas ellas se exponen, con carácter permanente, unas 360. La ampliación, actualmente en marcha, permitirá duplicar la superficie actual, pero aún así el depósito almacenará numerosas obras. «Tenemos, por ejemplo, veintitrés obras de Martínez Cubells y trece de Sorolla, y lógicamente no todas se pueden exponer en el museo, sería un discurso repetitivo», señala Emilio Marcos.


Por otra parte, el Museo de Bellas Artes de Asturias ya ha perfilado su discurso museológico a lo largo de sus veintiocho años de historia y la Junta de Gobierno de la institución lo aprobó en el año 2003, aunque podría haber modificaciones.


Las declaraciones de Paz Fernández Felgueroso fueron matizadas por ella misma el pasado sábado, antes de que comenzará un acto de entrega de diplomas en la Universidad Laboral. «No hablamos de colecciones completas ni concretas, sólo de intercambios temporales de obras», afirmó. La Alcaldesa añadió que «siempre ha existió una excelente relación con el Museo de Bellas Artes y siempre se han dado este tipo de intercambios».


Ese mismo día, el viceconsejero de Cultura, Jorge Fernández León, declaraba en Oviedo que aunque no se descarta la posibilidad de que el Bellas Artes pueda ceder obras en depósito para el nuevo museo gijonés, todavía «es prematuro» hablar de ello.

Enlaces recomendados: Premios Cine