EN DIRECTO:
Un caso judicial entre la libertad de información y el derecho a la privacidad
 

El fiscal pide desestimar la demanda de Telma Ortiz en defensa de su intimidad

Tres especialistas asturianos en derecho dan la razón a la hermana de la Princesa Letizia y a su compañero «porque ni son ni quieren ser personajes públicos»

 02:36  
El fiscal pide desestimar la demanda de Telma Ortiz en defensa de su intimidad
El fiscal pide desestimar la demanda de Telma Ortiz en defensa de su intimidad 
 MULTIMEDIA

Oviedo, E. G. / Agencias

Telma Ortiz -hermana de la Princesa de Asturias, Letizia Ortiz- y su pareja Enrique Martín-Llop se vieron las caras ayer con cerca de una treintena de letrados defensores de 57 empresas de comunicación. Telma Ortiz pide que cese la persecución informativa que la pareja padece desde hace años, como única forma de preservar su intimidad. Los medios demandados son televisiones nacionales y autonómicas, agencias de noticias y revistas de corazón, además de distintas empresas editoras. En su intervención final, el fiscal pidió desestimar la demanda por «ausencia de peligro moral procesal», ya que las imágenes ya han sido difundidas.

El habitualmente tranquilo Juzgado de primera instancia número 3 de Toledo vivió ayer una jornada intensa, el centro mismo de la vida judicial española. La petición de la pareja para que la juez Lourdes Pérez decrete medidas cautelares que prohiban la difusión de su imagen está basada, dijo su abogado Fernando Garrido, en «el morbo que no cesa desde que llegaron a España hace cuatro meses» y en el «permanente acoso las 24 horas del día» que, incluso, pone en peligro la «integridad física» de Telma Ortiz, quien ayer no tuvo que declarar. La hermana de la Princesa de Asturias y su compañero presentaron un vídeo de cuatro horas que prueba la persecución a que son sometidos, agravada tras el nacimiento de su hija.

La sentencia puede tener una amplia influencia judicial, sea cual sea el sentido del desenlace. La jornada comenzó, en medio de una inusitada expectación, hacia las once de la mañana, y no terminó hasta pasadas las siete de la tarde. Telma Ortiz -en momentos distintos- y Enrique Martín-Llop durante casi todo el día, estuvieron presentes junto con su abogado, quien aseguró que sus defendidos «no son personajes públicos ni por cargo, ni por profesión ni por haber hecho ostentación pública ni por parentesco» y para acompañar esta reflexión citó el caso de los hermanos de los presidentes del Gobierno, a quienes «nadie conoce».

Ésa es la clave del embrollo: ¿Son Telma Ortiz y Enrique Martín-Llop personajes públicos? Los abogados de las empresas demandadas aseguran unánimemente que sí y que lo que piden los demandantes es una suerte de censura previa.

LA NUEVA ESPAÑA ha pedido opinión técnica a tres especialistas asturianos, los profesores universitarios de Derecho Ignacio Fernández Sarasola, Joaquín Varela e Ignacio Villaverde.

Los tres coinciden en que Telma Ortiz y su marido no son personajes públicos. Dice Ignacio Villaverde que «a Telma Ortiz no le falta razón. Por definición ella no es un personaje público ni tiene una notoriedad pública más allá del hecho de ser hermana de la Princesa de Asturias».

Joaquín Varela recuerda que «la jurisprudencia es este sentido es muy reiterada. Telma Ortiz tiene razón. Aquí hay dos derechos constitucionales. Uno, el 18.1, por el que se garantiza el derecho al honor y la intimidad personal y familiar. Y otro, el 20.1 d, que reconoce los derechos a comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. En este caso -señala Joaquín Varela- el 18.1 debe prevalecer».

Y tiene que primar, a juicio de Ignacio Fernández Sarasola, porque se trata de personas privadas «que, además, han demostrado que quieren excluirse del mercado de la información». Para Fernández Sarasola estar en un lugar público, ejerciendo vida privada, «no supone en modo alguno que renuncies al derecho a preservar tu imagen».

Villaverde añade que «lo que están pidiendo es no vivir con cincuenta fotógrafos a las puertas de su casa. Eso se llama acoso». Fernández Sarasola incide en este último punto: «Ya no se trata de un problema de imagen, sino de intimidad pura y dura en unas personas que carecen de relevancia pública. Una persona camina por la calle, le hacen una foto y esa persona, que no puede impedir que le hagan la foto, sí tiene el derecho a que esa imagen no se utilice sin su consentimiento».

«No se trata de que se hagan invisibles a los medios», puntualiza el ex vicerrector Villaverde, «sino de impedir la difusión indiscriminada sin permiso de imágenes». Otra cosa es que Telma Ortiz participe en un acto público y oficial, aunque ayer algunos abogados defensores cuestionaron cómo se dirime qué son actos públicos y cuáles no. «Me preguntó por qué razón esta mujer no tiene derecho a correrse una juerga con su compañero sin ser noticia. En esa juerga ¿dónde está lo noticiable?» se plantea Villaverde.

Los abogados de las empresas calificaron la petición de la hermana de Letizia Ortiz de «temeraria», «desproporcionada» e injusta por su generalización. Algún letrado pidió que se vea caso por caso. La comparecencia de la abogada de «Lecturas», «Semana» y «Sorpresa» fue de las más seguidas. Se preguntó «quiénes son ellos para decir que nos estamos lucrando cuando muchos son medios públicos que se dedican al derecho a la información dentro de los cánones que marca la ley». Entre las cadenas afectadas están TVE, Antena 3, Cuatro y La Sexta; también la agencia de noticias «Europa Press», la revista «Hola» o la autonómica Canal 9.

«Se trata de impedir la difusión indiscriminada y sin permiso de imágenes, no de que se hagan invisibles»

«El derecho a la intimidad prima en personas privadas que se excluyan del mercado de la información»

Enlaces recomendados: Premios Cine