Un remolino cultural y social que ha traspasado fronteras

 13:28  

El Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, se ha convertido en un "remolino" cultural y social que ha traspasado fronteras desde su creación hace más de 30 años por José Antonio Abreu.

Se trata de una fundación estatal que agrupa una red de 250 formaciones musicales integradas por niños y jóvenes, que nació con el objetivo de afrontar una reforma integral de la educación musical en Venezuela, y en el que ya han colaborado en ocasiones músicos de la talla de Daniel Barenboim, Simon Rattle o Claudio Abbado.

Cientos de miles de jóvenes y niños, muchos de ellos con riesgo de exclusión social y problemas económicos, participan en el conocido como "El Sistema", arrastrando a sus familiares y amigos, pues no sólo es el germen de grandes figuras e intérpretes, sino un laboratorio de nuevos públicos entusiastas y con criterio, que viven la música clásica como un fenómeno popular.

José Antonio Abreu, compositor y economista de 68 años, fue galardonado con el Premio Unicef en 2006, y ha recibido otros reconocimientos internacionales de prestigio por hacer realidad este sueño, que comienza a tener sus ramificaciones en otros países Latinoamericanos, en Escocia y en España, con una experiencia en la ciudad de Segovia, en cuyo alcázar recibió el año pasado el Premio Don Juan de Borbón de la Música de manos del Príncipe de Asturias.

"Le regalas a un niño un instrumento y le haces ver que es parte de algo que suena y eso provoca una repercusión en su entorno familiar y comunitario, y el niño gana una autoestima impresionante", explicaba el pasado mes de abril el director español Pablo Mielgo, tras la visita a Caracas de la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE).

La JONDE participó en el I Festival Encuentro de Artes España, en el que ofrecieron siete conciertos junto a intérpretes venezolanos, y de donde volvieron entusiasmados por la manera de entender la música clásica que reina en Venezuela gracias a "El Sistema".

El buque insignia de este programa es la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, que dirige el carismático Gustavo Dudamel, que con 27 años se ha convertido en una estrella internacional, y que la pasada semana debutó con gran éxito en Madrid al frente de la Orquesta Nacional de España.

"El Sistema" es "como un remolino, en el que participan cada vez más y más jóvenes y niños" -cuya ambición es llegar a involucrar a un millón de chavales-, comentaba en su reciente visita a Madrid Gustavo Dudamel, que no piensa abandonar Venezuela por su fuerte vinculación emocional con el programa, aunque ya dirige la Sinfónica de Gotemburgo y la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles.

El público español pudo disfrutar de la entrega y la energía que despliega la Sinfónica Simón Bolívar el pasado mes de enero en la primera gira por España, en la que recorrió cuatro ciudades tras su debut en Sevilla el 30 de diciembre de 2006.

La fuerza de esta formación musical, que bajo la batuta de Dudamel ya ha grabado tres discos con el prestigioso sello DG, no emana sólo de la música, sino también del "componente visual", por la juventud de sus integrantes.

"El Sistema" dispondrá en el futuro de una nueva sede en el centro de Caracas: el Centro Latinoamericano de Acción Social por la Música, un proyecto del arquitecto venezolano Tomás Lugo, autor del Teatro Teresa Carreño, que contará con 14.750 metros cuadrados. EFE

Enlaces recomendados: Premios Cine