Lne.es » Sociedad
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Ciudadano Juan Carlos sólo hay uno

Ser operado en otra autonomía es posible, pero se exige que lo aprueben los médicos y que esa intervención no pueda realizarse en la propia comunidad l 475 asturianos fueron derivados a otras regiones en 2009

 12:16  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Don Juan Carlos, tras recibir el alta, se dirige a los medios de comunicación en presencia de la consejera de Sanidad catalana y del equipo médico del Clínico.
Don Juan Carlos, tras recibir el alta, se dirige a los medios de comunicación en presencia de la consejera de Sanidad catalana y del equipo médico del Clínico. efe

PABLO ÁLVAREZ l Un Rey orgulloso. El pasado martes, don Juan Carlos se declaró «orgulloso de la sanidad pública que tenemos, tanto en Cataluña como en Madrid». El Rey pronunció estas palabras al abandonar el Hospital Clínico de Barcelona, donde hoy hace una semana fue operado de un tumor en el pulmón que, según los médicos, resultó ser benigno. ¿A qué «sanidad pública» se refería el Monarca? ¿A la misma de la que disfrutan sus súbditos? ¿Tienen los españoles razones para sentirse «orgullosos» de su sanidad? Si otro ciudadano cualquiera tiene que ser intervenido de un posible cáncer de pulmón, ¿puede elegir médico y hospital?

l Don Juan Carlos elige un hospital «público»... El comunicado de la Casa del Rey se difundió por medio mundo en muy pocos minutos en torno a las nueve y media de la mañana del pasado sábado. Al Monarca se le había detectado un nódulo de 19x12 milímetros en la región apical del lóbulo superior del pulmón derecho. Se imponía la necesidad de extirparlo y analizarlo. Firmado por el doctor Avelino Barros, jefe del servicio médico de la Casa de Su Majestad, el comunicado precisaba que don Juan Carlos había ingresado «en el Hospital Clínic de Barcelona» para ser intervenido por el equipo médico dirigido por el doctor Laureano Molins López-Rodó. A esa hora, la operación ya estaba en marcha. Pero lo que a muchos llamaba poderosamente la atención es que el Rey estuviera siendo operado en un hospital público, en pleno fin de semana y sólo diez días después de constatarse la necesidad de la intervención.

l ... O no tan público. Según destacaba todavía ayer -y en portada- la página web del Hospital Clínico, la elección correspondió a la Casa Real. En realidad, el Clínico es un hospital público entre comillas, ya que dentro de la organización opera la entidad Barnaclínic, que consiste, según la web del centro, en un «centro sanitario vinculado al Hospital Clínic», que «tiene la vocación de desarrollar actividades asistenciales para pacientes privados».

l Así era el Hospital General de Asturias. El Principado conoce bien este modelo de convivencia entre asistencia pública y privada, ya que estuvo vigente en el Hospital General de Asturias desde su puesta en marcha, en 1961, hasta que fue desmantelado sin excesivos miramientos por los primeros gobiernos socialistas en los años 80.

l Zarzuela mueve ficha. La Casa del Rey se sintió movida a hacer un gesto. Consistió en ofrecer al Clínico el pago de todos los gastos complementarios relacionados con la estancia de don Juan Carlos, tales como los turnos extraordinarios del personal de enfermería o de servicio, las habitaciones ocupadas por el Monarca y el personal de seguridad y de apoyo, la telefonía, el catering... Lo concerniente a la operación en sí misma y a la hospitalización, según fuentes del Clínico, irían con cargo al sistema sanitario público.

l El Rey, cómo los demás. «El Rey recibe el mismo trato que cualquier ciudadano español que necesite una intervención similar y acuda a un hospital público para ser operado por un cirujano que trabaje para la sanidad pública», enfatizaron fuentes del centro catalán, las cuales añadieron que todos los ingresos de Barnaclínic «revierten al Hospital Clínic». El hospital precisó que don Juan Carlos, «por cuestiones de seguridad», fue alojado en una habitación de la planta privada del centro.

l ¿Yo también puedo? La pregunta que se hacían muchos ciudadanos surgía de inmediato. ¿Podría un ciudadano cualquiera, un asturiano por ejemplo, que requiriera una operación de pulmón ser intervenido en el Clínico de Barcelona por un cirujano de prestigio internacional? La respuesta es sencilla: no. Con toda probabilidad, a ese ciudadano se le transmitiría, poco más o menos, este mensaje: «Mire señor, esa operación pueden llevarla a cabo perfectamente los cirujanos del Hospital Central de Asturias». Y si puede realizarse en Asturias, no parece mucho suponer que en Madrid también.

l Tres requisitos. ¿Qué hace falta para ser enviado a otra comunidad? Los protocolos de actuación del Servicio de Salud del Principado (Sespa) son claros: para que un paciente sea remitido a un hospital de otra autonomía han de darse tres requisitos: que los médicos así lo indiquen, que la intervención que precise no pueda ser realizada en Asturias y que la comunidad a la que se le envía lo acepte.

l Medio millar en un año. ¿Y eso cuántas veces sucede? Pues el año pasado ocurrió exactamente 475 veces. Ése es el número de enfermos asturianos que fueron remitidos a otras autonomías, principalmente a Madrid (212), Cataluña (69) y Cantabria (62). A su vez, 488 pacientes de fuera vinieron a Asturias: 179 de Castilla y León, 80 de Cantabria, 55 de Galicia, 53 de Madrid...

l Tres tipos de intervenciones. Los pacientes asturianos son enviados a otras comunidades principalmente para tres tipos de intervenciones: cirugía cardiaca de niños, y trasplantes pulmonares y cardio-pulmonares. A su vez, la sanidad asturiana recibe pacientes para operaciones de la base del cráneo, cirugía del párkinson y de otros trastornos del movimiento, y cirugía infantil.

l Las autonomías las cobran. Estas operaciones no se realizan gratuitamente. Las autonomías son compensadas por el Ministerio de Sanidad mediante el denominado «Fondo de cohesión sanitaria». Una caja común que permite que algunos ciudadanos puedan acercarse un poco más a la sanidad pública de la que disfruta su Majestad el Rey.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad