ELENA ODRIOZOLA | Ilustradora

"En mi 'Frankenstein' la culpa de la madre es el monstruo"

La artista de San Sebastián, que obtuvo este año el Premio Nacional, se profesionalizó a los 30 años

20.09.2015 | 04:40
Elena Odriozola, en el jardín de la casona de Verines, a la salida de uno de los debates.

Pendueles, (Llanes) J. C.

Elena Odriozola (San Sebastián, 1967) Premio Nacional de Ilustración 2015, llegó al oficio con 30 años. Pero no madura respecto a lo que quería hacer. "Trabajaba en publicidad y me dejaba llevar. Había hecho algunas ilustraciones para Elkar, la editorial más importante en euskera, un cuento, algún libro de texto, pero estaba trabajando en publicidad. Cambié de una agencia a otra, la segunda cerró y ya no busqué más. Me puse a ilustrar. Alguien vio algo, me llamó, luego otro..." Desde 1997 ha publicado un centenar de libros, en España, Reino Unido, Francia, México y Japón.

-No logro la amortización de mis trabajos pese al mercado internacional. Trabaje hace años para Inglaterra, pagaban mucho más, daban plazos largos pero, luego, querían dirigir lo que hacía: una ilustración literal, colores más vivos? era muy desquiciante porque no me reconocía en el libro que salía".

-¿Quería ser ilustradora?

-Quería dibujar, no sabía qué. Mi padre dibujaba, mi abuelo materno, también y mis hermanas. Mi padre fomentó mi afición y me apuntó a clase de dibujo. Recuerdo la emoción de mi primer álbum, de Lisbeth Zwerger, una ilustradora austriaca que me encantó. En la crisis tremenda de 1992, trabajaba en publicidad y en la agencia quedamos la mitad y con poco que hacer. Tenía un compañero que estaba muy agobiado pero yo pensaba que si cerraba la agencia sería ilustradora. No tenía ninguna referencia cercana, no había cursos, no conocía a otros ilustradores?

-Quería dibujar pero ahora construye un teatro, recorta, hace fotografías...

-Quiero hacer lo mismo, contar una historia, de otra manera.

-¿Le divierte explorar?

-Sí. Se sufre hasta que ves qué hacer, entonces te entusiasmas y te pones.

-¿Está satisfecha de los resultados?

-Sí, pero con el paso del tiempo muchos no pasan la prueba.

-¿"La princesa que bostezaba a todas horas" se mantiene?

-No.

-Pues fue segundo Premio a las Mejores Ilustraciones Infantiles y Juveniles del Ministerio de Cultura en 2006. ¿Cuál se mantiene?

-"La bella mandarina", "La princesa del guisante", "Los cuentos de Andersen". Hay más.

-¿Hay que leer mucho para ver una ilustración?

-Leo mucho y de todo, novela, ensayo. Se me relaciona con la poesía pero no la leo, aunque me gusta ilustrarla. Pero me veo poética.

-¿Cómo se ve?

-Desde dentro, es difícil. En mi trabajo me gusta simplificar, coger la esencia y ponerle mi punto de vista. La ilustración es otra lectura, otra escritura.

-¿Cómo se puede ver de nuevo un "Frankenstein", un relato con una iconografía tan firme?

-Dándole vueltas. El trabajo es pensar. Lo vi claro. Leí el libro de Mary Shelley y pensé que trataba de la irresponsabilidad y de la culpa que lleva consigo. El doctor Frankenstein no siente tanto esa culpa pero mi protagonista, sí. Un embarazo me parecía lo más obvio. He leído que es miedo a la maternidad. No lo veo así pero acepto que lo digan. No sabes qué hace con su hijo pero se siente muy culpable por abandonarlo. El monstruo se lo crea ella, y es esa culpa que va creciendo y la mata. Eso he hecho con un teatrito y centrado en la época.

-Su ilustración debe seguir unida a la impresión.

-No disfruto lo mismo de un buen papel que de una pantalla. No soy nada digital.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine