Lne.es »

La cerámica regresa al Bellas Artes de la mano de diez creadores asturianos

La exposición, que reúne 30 cajas y bocetos de diferentes estilos, da continuidad a un proyecto que combina la disciplina artística con la pintura y la escultura

06.11.2015 | 04:26
Por la izquierda, Pablo de Lillo, Juan Fernández, Francisco Fresno, Jorge Nava, Victorero, Carlos Suárez, Manuel Cimadevilla y María Álvarez

La cerámica artística es desde ayer uno de los activos del Museo de Bellas Artes de Asturias. La exposición "Cajas. Diez propuestas de cerámica artística en Asturias" lleva al palacio de Velarde una treintena de piezas realizadas por diez artistas asturianos que dan continuidad a un proyecto iniciado en 2007 con la muestra "Cuencos", a la que siguió, en 2011, la titulada "Vasos". Con la experiencia se trata de seguir fomentando el trabajo conjunto en un plano de igualdad entre la figura del ceramista y la del pintor o escultor.

Para esta ocasión, el proyecto, comisariado por el ceramista Manuel Cimadevilla y Alfonso Palacio, director del museo, cuenta con la participación de diez artistas: María Álvarez, Carlos Álvarez Cabrero, Irma Álvarez-Laviada, Juan Fernández, Francisco Fresno, Adolfo Manzano, Jorge Nava, Pablo de Lillo, Carlos Suárez y Javier Victorero. La selección ha sido realizada tratando de reunir perfiles distintos en cuanto a la disciplina artística que practica cada uno de los participantes, así como en lo referente a estilos, tendencias y edad, buscando más la diferencia y la variedad que la homogeneidad del conjunto. El resultado es una muestra de piezas de cerámica de pequeño formato en la que, en algunos casos, se aprecia el interés de los artistas por incorporar su propia iconografía pictórica, mientras otros se alejan de su habitual modo de hacer.

La muestra recoge, además de tres piezas de cada uno de los creadores, dibujos, apuntes y bocetos previos al trabajo cerámico en los que plasman sus reflexiones sobre cartulina blanca y negra.

Los artistas seleccionados, que se mueven entre los 40 y 50 años, tienen tras sí una sólida trayectoria artística. María Álvarez resume en sus cajas el mundo leve y frágil que asoma en sus pinturas y que contrasta con las piezas de Adolfo Manzano, dotadas de una fuerte dimensión escultórica. Juan Fernández despliega en sus cajas sus habituales figuras estilizadas y desnudas. Las resonancias figurativas también se dejan ver en el trabajo de Francisco Fresno, que da a la cerámica formas vegetales que le permiten reflexionar sobre la naturaleza.

La naturaleza también está muy presente en las piezas de Pablo de Lillo y de Jorge Nava. En el caso del primero es el mundo orgánico marino el que invade las tapas de sus cajas, mientras que Nava las llena con sus personales motivos zoomórficos y fitomórficos. Muy emparentadas con su pintura urbana e iconoclasta son las cerámicas que Carlos Álvarez Cabrero realizó para la muestra, piezas de una característica expresividad no del todo ajena al universo del cómic.

En la forma geométrica buscan su inspiración las creaciones que presentan Irma Álvarez-Laviada, Carlos Suárez y Javier Victorero. Álvarez-Laviada investiga en la descomposición del formato caja en módulos donde contrastan los llenos y los vacíos. Coincide con Victorero en la decoración geométrica, aunque con marcadas diferencias. Por su parte, Carlos Suárez opta por la idea del cubo partido, enfatizando, como hace Álvarez-Laviada, la tensión entre lleno y vacío. La exposición se podrá visitar hasta el próximo 10 de enero en el palacio de Velarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine