Lne.es »

Sacha Polak: " 'Zurich' no quiere ser reflejo de la crisis europea"

La directora holandesa, que prepara nuevo filme sobre Virginia Woolf, vuelve a Gijón con una obra sobre la pérdida

28.11.2015 | 05:02
Sacha Polak, ayer, en el Centro Antiguo Instituto, en Gijón.

Hay un pesimismo existencial de fondo en buena parte del nuevo cine europeo, como se ha podido ver este año en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX). "Zurich", segundo largometraje de la holandesa Sacha Polak (Amsterdam, 1982), sigue esa línea al borde de la zozobra. Su autora excluyó ayer, sin embargo, que con esta obra quisiera tejer una elaborada metáfora del Viejo Continente en crisis, como se ha sugerido desde alguna interpretación: "No la he pensado como un reflejo de la crisis europea, sino como una historia personal".

Desde la impactante escena con la que se abre "Zurich", guepardo suelto incluido, la película va trazando mediante la narración sinuosa el retrato de una mujer desesperada: "Mi obra trata, en realidad, del sentimiento del dolor y de la pérdida; es un viaje con esa mujer y quisiera que, al final del mismo, hayamos aportado algo valioso". "Zurich" llega al FICX después de haber cosechado buenas críticas en el último festival de Berlín. Es la segunda vez que Sacha Polak participa en el certamen gijonés. Con su primera película, "Hemel", llamó la atención en el año 2012, tras ser incluida en la sección "Rellumes" del FICX.

"Creo que esa primera escena supone la manera correcta de empezar a rodar", explicó la realizadora, quien elogió el trabajo que ha hecho la cantante Wende Snijders, con cierto éxito en Holanda, al encarnar a Nina. No es una actriz profesional, así que el trabajo fue difícil "hasta que ella empezó a brillar". "La música es la vía que tiene esta mujer para encontrarse con sus emociones; lo difícil era hacer ver cómo el personaje puede encontrar su lugar en el mundo", añadió. La película puede verse en su primera mitad como una "road movie" que va modificándose para ser ya otra cosa.

"La historia que vemos es la de una madre que deja a su hija en el jardín de otra mujer; se nos puede presentar como una especie de monstruo, sin empatía con el público, de ahí que el montaje de la película haya sido muy complejo", hizo resaltar Sacha Polak, para quien una de las claves del ensamblado de escenas es que el espectador "pueda llegar a entender a este personaje".

La cineasta anunció que tiene en marcha dos obras. Una está basada en la relación que mantuvieron la escritora Virginia Woolf con la poetisa y diseñadora de jardines Vita Sackville-West, ambas del llamado "Grupo de Bloomsbury". Se ha dicho que la novela "Orlando", de la primera, es en realidad una sofisticada carta de amor a la segunda. "Ahora trabajo en Inglaterra y no en Holanda; no deseo repetirme y para eso hay que fijarse nuevos retos", hizo resaltar Sacha Polak.

La realizadora se confesó seguidora del cine del español Julio Medem y cree que en Europa se hacen películas "preciosas". Puso distancia respecto a un tipo de cine que tomar forma en su país: "Es difícil filmar películas que puedan complacer a todo el mundo, pero quiero aportar algo". ¿Y las mujeres? "Hay mucho aún por ganar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine