Técnicas para enfrentarse a los nuevos retos del mercado audiovisual

Los actores Assumpta Serna y Scott Cleverdon promocionan en la ESAD el máster de interpretación cinematográfica

28.11.2015 | 05:02
Assumpta Serna y Scott Cleverdon, en su encuentro con estudiantes de Arte Dramático. ángel gonzález

La actriz Assumpta Serna y el actor escocés Scott Cleverdon llenaron de dinamismo el escenario frente a estudiantes y profesores que abarrotaron el salón de actos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Asturias (ESAD). La dupla artística presentó de forma dinámica el gran proyecto de su fundación "First time" a través del análisis de la situación actual del mundo audiovisual y cómo los actores se enfrentan a él.

Assumpta Serna es el rostro visible del nuevo Máster de Interpretación cinematográfica que organiza la RESAD, la más antigua Escuela de Arte dramático y la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Scott Cleverdon tomó las riendas de la presentación. Se metió al público en el bolsillo gracias a pronunciar el refrán asturiano "Fai un cutu qu'escarabaya'l pelleyu" con un perfecto acento escocés para evidenciar su interés, y el del proyecto, por los idiomas y acentos. La dinámica no varió a lo largo de su parlamento. Entre consejo y consejo un guiño al humor para mantener un ambiente distendido.

Ese espíritu reinante ayer es el que ambos pretenden instaurar en el máster que ofertan. La docencia se impartirá en grupos reducidos, con formación personalizada, que se desarrollará durante seis meses intensivos.

El planteamiento llega con visión de futuro. La profesión va encaminada a que los actores tengan control sobre su forma de actuar, ser críticos con el guion y todo el proceso y "no estar relegados al último momento como en los últimos cien años", explicó Serna. "Se trata de que el actor tenga voz en el cine", matizó la laureada actriz catalana. En definitiva adquirir conocimientos sobre guion, producción y gestión en el medio audiovisual.

El actor debe ser partícipe de todo el proceso. De ahí que ofrezcan una formación conjunta con guionistas para facilitar la creación de grupos de trabajo para proyectos audiovisuales, incorporando al actor en el proceso creativo de una película.

Por tanto se trata de un curso anual de especialización para actores con cierta trayectoria profesional para adquirir esos conocimientos que le ayuden a tomar parte activa en todo el proceso de enfrentarse a la cámara. La labor pedagógica desarrollada por el matrimonio va enfocada a dar respuesta a una pregunta capital en el futuro de los actores. ¿Funciona o no funciona?

Assumpta Serna y Scott Cleverdon no estarán solos. El claustro contará con 36 docentes que sentarán cátedra en jornadas de cinco a seis horas diarias de enero a julio. Pero el protagonista es el alumno, el actor en ciernes.

El curso permitirá hacer prácticas en empresas de producción audiovisual para desarrollar los conocimientos adquiridos.

La labor pedagógica planteada no acaba ahí. Otro de los pilares que sustenta a la fundación es la elaboración de una guía, un código de conducta. "Tenemos parte de pedagogía y es necesario un código ético en nuestra profesión. De no ser así seguiremos a merced de los políticos", explicó Serna.

Scott Cleverdon, por su parte, también aprovechó para hablar de la suerte en su profesión y así avalar el proyecto. "La suerte es que la oportunidad te llegue cuando estés listo, cuando ya tienes las herramientas necesarias para aprovecharla", desveló.

Cleverdon quiso establecer diferencias entre el teatro y la cámara para ayudar a comprender el objetivo. "El teatro es una religión, necesitas fe en la obra, en el director y en el público. Es algo analógico y dibujamos con los ojos cerrados. Influye todo: el día, el tiempo, la luz, el público...", describió. El cine es ciencia, puedes ver y repetir el experimento. En lugar de un gran público sólo te observa una persona a través de una cámara", añadió Cleverdom para dejar clara la importancia para un actor de saber enfrentarse a la cámara. Es el objetivo que persigue un buen profesional y, en consecuencia, el máster que ayer promocionaban.

Además quiso confesarse con los alumnos y mostrarse cercano y jocoso. "Yo soy vosotros hace 30 años. El día de mañana estaréis hablando sobre esto", aseguró.

Entre otros consejos les quitó presión. "Dejad de intentar ser buen actor porque no lo vais a conseguir nunca", espetó para recordarles que su objetivo es "entretener, no salvar el mundo".

El acto, celebrado en el ESAD, contó con la presencia del director del centro, Joaquín Amores e Isabel Friera, secretaria general de la Unión de Actores de Asturias que glosó la figura de ambos protagonistas a través de las películas y series que han protagonizado en su carrera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine