08 de junio de 2016
08.06.2016
JORDI CASAS | Dirige el Coro de la Fundación Princesa de Asturias en Avilés y Oviedo

"El nivel cultural de un país se ve en sus colectivos, y de ahí salen los genios"

"Si a los 9 años cantas Palestrina y Victoria, como me ocurrió en Monserrat, ves la música como un lenguaje natural"

08.06.2016 | 04:28
Jordi Casas, ayer, en Oviedo.

Jordi Casas, uno de los más destacados directores de coro de España -actualmente es artista residente en la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y director invitado del Coro Scherzo de Vila-seca- dirigirá en dos conciertos al Coro de la Fundación Princesa de Asturias. El próximo viernes, a las ocho y media, en el Centro Niemeyer de Avilés. El sábado, a las ocho, en el Auditorio de Oviedo.

-¿Qué van a ofrecer?

-La idea de la Fundación es ampliar el abanico de directores para que haya informaciones más directas y contrastadas. Propuse un repertorio de música romántica, básicamente obras de Schubert y de Brahms. Obras susceptibles de ser cantadas por un coro grande. Y como es el año de Cervantes me sugirieron que incluyese los tres epitafios de Halffter sobre los personajes centrales del Quijote. Ese es el programa.

-¿Qué tal el Coro de la Fundación?

-Lo había oído hace mucho tiempo, nunca lo dirigí. Es un placer estar aquí, gente muy atenta y dúctil. Trabajamos muy a gusto.

-Usted es barcelonés, formado en la gran tradición coral catalana que se remonta a mediados del siglo XIX.

-Bueno, fui director del Orfeó Català durante diez años. Fundé la Coral Càrmina, colaboradora de la Orquesta Ciudad de Barcelona. A petición de Ros-Marbà, que me presentó a Miguel Alonso, estuve dos años en el coro de RTVE. Regresé al Orfeò y fundé el coro del Palau de la Música. Dejé el Orfeò y dirigí su coro de cámara. Jorge Culla me vino a buscar para dirigir el coro de la Comunidad de Madrid. Allí estuve de 2000 a 2011 alternando con el Palau. Y al tiempo con López Cobos entre 2004 y 2008. En 2011 volví RTVE.

-Lo ha dirigido todo.

-No todo. Ni al Orfeón Donostiarra ni al de Valencia. Dirigí, eso sí, cuatro de los cinco coros de Madrid. En cuanto a la tradición, empecé de niño en la Escolanía de Montserrat. Si a los nueve años cantas Palestrina y Victoria, como me ocurrió en Monserrat, ves la música como un lenguaje natural.

-Socialmente...

-Originariamente la gran figura es Clavé y su proyección social y cultural. Fundó el movimiento de los coros. Su frase famosa era "arrancar a los obreros de las tabernas para que se culturicen". Un ideal anarquista para las clases menos favorecidas. A principios del siglo XX la burguesía más alta era del Liceu y entorno al Palau estaba más bien la clase trabajadora.

-Pues vaya edificio.

-Sí, lo construyeron los propios socios. Empezaron ensayando en otro sitio. Todo se acabó diversificando. Ahora hay gente que canta por placer. Y gente de la tercera edad que así sale y hace amigos. Existen coros no profesionales con técnica profesional. Y, claro, coros profesionales. En Barcelona, dos, el del Liceu y el de cámara del Palau. Y en Madrid, cinco, Nacional, Real, de RTVE, de la Zarzuela y de la Comunidad. Un coro profesional es muy caro. Los de Madrid se constituyeron en tiempos boyantes. Como las orquestas, en Madrid hay cuatro.

-Aquí, dos.

-La ratio es mucho más alta.

-Y a quien le gusta cantar....

-Que vaya a un coro. Poca gente puede ser solista; hace falta técnica, facultades y suerte. Hay que crear un caldo de cultivo que ya saldrán los genios, los Carlos Álvarez, Kraus, Carreras, Domingo o Caballé. El nivel cultural de un país se ve en sus colectivos y de ahí salen los genios.

-En España ha subido mucho.

-Sobre todo a partir de la JONDE. Mucha gente se nutre de ella. Y los auditorios, el pescado que se muerde la cola, se construyeron porque había más orquestas. La de Castilla y León, con sede en Valladolid o la de Granada son una maravilla. O las dos de Galicia. Y las de Las Palmas y Tenerife.

-¿Hace falta saber música para cantar en un coro?

-No hay que saber música para cantar en un coro pero es mucho mejor. Es como en el teatro, se puede hacer sin saber leer, aprendiendo los papeles de memoria, pero mejor saber leer, claro. Ganas seguridad y rapidez. Recomiendo cultivarse. Hay que cantar y aprender. Ha subido mucho el nivel cultural de cantantes y músicos instrumentales. Yo hice la carrera de Derecho. Cinco años. Piano son ocho. Y se necesitan más horas de trabajo para controlar el piano que para controlar el Código Civil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

CINE


Julita aborda con humor las cuestiones más diversas de la vida
´Muchos hijos, un mono y un castillo´, un buen documental

´Muchos hijos, un mono y un castillo´, un buen documental

Julita, de 81 años, y madre del director, es la protagonista del primer filme de Gustavo Salmerón

´El sentido de un final´: Los delirios de la memoria

´El sentido de un final´: Los delirios de la memoria

Una verdad oculta que sale a la luz en un momento trascendental de la familia

Las películas más decepcionantes de 2017

Las películas más decepcionantes de 2017

'Remakes', dramas y hasta cintas de aventuras que defraudaron a muchos espectadores

¿Cuál es el personaje más odiado de ´Star Wars´?

¿Cuál es el personaje más odiado de ´Star Wars´?

A pesar de su mala fama, Jar Jar Binks no es el personaje menos querido de la saga


Cinco mujeres más acusan a Dustin Hoffman de abusar de ellas

Cinco mujeres más acusan a Dustin Hoffman de abusar de ellas

El actor ya había sido denunciado públicamente por otras tres mujeres por episodios similares

´Verano 1993´ se queda fuera de la carrera de los Oscars

´Verano 1993´ se queda fuera de la carrera de los Oscars

La cinta chilena 'Una mujer fantástica' es el único largometraje latino que optará a los premios

Enlaces recomendados: Premios Cine