21 de septiembre de 2016
21.09.2016

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Asturias, galardonada en Chicago

El prestigioso premio "Athenaeum" distingue el proyecto de Francisco Mangado y destaca la "rica intensidad" de una obra "audaz y compleja"

21.09.2016 | 04:51
Última planta del Museo de Bellas Artes.

El Museo de Bellas Artes de Asturias amplía su prestigio en Estados Unidos. El estudio del arquitecto navarro Francisco Mangado (Mangado&Asociados) fue galardonado con el Premio Internacional "Chicago Athenaeum" 2016 por su proyecto de ampliación del museo asturiano. Francisco Mangado ha sido ya premiado en otras tres ediciones anteriores.

El Chicago Athenaeum y el Centro Europeo de Diseño de Arte de Arquitectura y Estudios Urbanos han concedido estos Premios Internacionales de Arquitectura 2016 a edificios y proyectos urbanos construidos en 40 países.

Los proyectos galardonados pueden visitarse en Estambul desde el 2 de septiembre en la exposición The City and the World, y la exposición viajará posteriormente a varios países europeos.

El diseño y la innovación, la sostenibilidad, la creatividad, la marca, el diseño ecológicamente responsable, los materiales, la tecnología, las artes gráficas, el embalaje, y el diseño universal son las características evaluadas en estos premios internacionales.

El jurado, formado por arquitectos y críticos de arquitectura, se reunió en Milán durante la Bienal de Venecia de 2016.

Según el informe del equipo técnico que analizó el museo asturiano, "el proyecto contempla levantar un edificio completamente nuevo dentro del complejo urbano. Es decir, la secuencia de las fachadas existentes alrededor se toma como una condición contextual, y estas fachadas asumen el papel de un 'telón de fondo' urbano, incuestionable".

Habla el informe de una imagen "audaz" y "compleja" y recuerda que "a través de pasarelas acristaladas luminosas, el patio se convierte en un lugar de encuentro y un elemento de conexión entre los diferentes edificios del complejo". La luz, recuerdan los técnicos, "es siempre importante en la arquitectura, pero más aún en un museo. Naturalmente, no nos referimos a la iluminación artificial, que por supuesto constituye un proyecto en sí mismo, sino a la luz natural. Lo ideal es que la presencia de la luz natural sea exquisitamente sutil. Y el proyecto ha tratado de trabajar hacia este ideal a través de la lógica de los huecos y por medio de la lógica de las claraboyas, que afectan directamente a las plantas superiores". Y subrayan que "la nueva fachada de vidrio con un acabado elaborado produce un juego de reflejos cruzados en el interior; una interacción entre dos fachadas que crea un espacio de rica intensidad". También destacan los tragaluces en el techo, que, al estar situado detrás de la línea de la fachada, tiene poco impacto en el exterior, pero da una gran calidad al interior".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine