Lo suyo es puro teatro

El actor Etelvino Vázquez imparte una clase magistral en el campus del Milán para demostrar la utilización del cuerpo en la representación

01.11.2016 | 03:44
Etelvino Vázquez, en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades.

"Nací en la ciudad de Corinto de padres reales. Malas lenguas dicen que no es verdad". Con los ojos tapados y sosteniendo un palo, el actor y director Etelvino Vázquez interpretó un pequeño fragmento de la tragedia de Edipo ante la mirada de todos los presentes en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades del campus del Milán en Oviedo: "Los actores -en el sentido amplio, incluyendo a bailarines o mimos- son maestros de la mirada: consiguen atraer los ojos del público con su sola presencia".

Subido al escenario, el director de "Teatro del Norte" hizo una demostración sobre el uso del cuerpo en situación de representación.

Moviéndose, gesticulando y con su voz, que sonaba clara entre las paredes del salón de actos, Vázquez enumeró los elementos que tiene el actor. Uno es el talento, que es "la temperatura natural de cada actor". Otro es "lo sociocultural" que tiene cada uno. No es lo mismo un actor japonés que uno inglés o español. Y, finalmente, está algo que tienen todos en común: el uso particular del cuerpo. Una utilización que se da una vez se levanta el telón.

Se trata de hacer lo contrario a lo que se hace en la vida: gastar el máximo para conseguir lo mínimo. Y para explicar lo que esto significa Vázquez puso de ejemplo a la bailarina que anda de puntillas un metro frente al que camina. O el "adiós" con voz desganada que decimos al salir de casa frente al cantante de ópera ("aaaa-diiii-óoos").

"El uso del cuerpo en situación de representación se basa en gastar energía", dijo. "Y ese gastar energía se consigue fundamentalmente con tres principios". De forma lúdica, y siempre haciéndose valer de su cuerpo para ilustrar los ejemplos, habló de cada uno de ellos. Uno es el principio del equilibrio. Un "me caigo, no me caigo" continuo. Con una pañoleta en la cabeza, gafas y gestos de señora, interpretó a una mujer de Oviedo de los años 80, votante de Unión de Centro Democrático, que acude a contarle al director del banco donde trabaja su marido para explicarle que había muerto el marido de María Victoria. Después, haciéndose valer de este principio, interpretó la escena en la que la mujer iba a ver a la viuda en cuestión. "Así que ya lo sabes, animarse, sobreponerse, sobrealimentarse. Y nada más que pase todo esto te vienes conmigo a la feminista. Allí somos todas unas chicas muy finas, muy educadas, de Oviedo de toda la vida. Por ejemplo, el otro día nos dio una conferencia tan, tan interesante Antonio Masip del pueblo saharaui que me dieron ganas de marcharme al Frente Polisario", interpretaba él, haciendo reír a todo el salón.

Otro es el principio de la oposición. "La célula madre del teatro" al menos hasta la década de los cincuenta del siglo XX. Entonces, Vázquez utilizó la obra "Las galas del difunto" de Valle-Inclán. Interpretó a doña Terita, cuando el sacristán le lleva la factura del funeral de su difunto esposo, que seguía arrancando risas entre los asistentes.

El tercero es el principio de la omisión, para el que interpretó una escena en una iglesia. Primero, al clérigo escandalizado ante la confesión sexual de un hombre. Después, la confesión en sí.

Una vez mostrados ejemplos de ejercicios que se pueden hacer para representar con el cuerpo -con el palo, abanicos y hasta una bandera con diferentes canciones-, volvió a interpretar a Edipo en el mismo fragmento. Una vez hablando, sin moverse. Otra moviéndose, sin hablar.

Las demostraciones del trabajo corporal de los actores seguirán el lunes 14 de noviembre. Entonces será María Vidal, de la compañía "Abrego" de Cantabria, la que se suba a ese escenario del salón de actos para demostrar cómo se interpreta a Lorca.

Otro lunes, el 12 de diciembre, la argentina Cecilia Hopkins, de la compañía "Fervor" de Buenos Aires, hablará de "La danza del actor", con una demostración sobre las diferentes formas de actuación del teatro oriental y su aplicación en el occidental. Un tema que estuvo muy presente durante la sesión de ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Jueves
Campeones
¿Qué es ser auténtico en política?

¿Qué es ser auténtico en política?

José Luis Pardo, premio "Anagrama" de ensayo, equipara fascismo, comunismo y populismo desde un...

Tinta fresca
La atracción del abismo

La atracción del abismo

Marta del Riego logra con Mi nombre es Sena su novela más dura y personal

La brújula
La batalla de los sexos, hace 150 años y hoy mismo todavía

La batalla de los sexos, hace 150 años y hoy mismo todavía

La Venus de las pieles, una lúcida visión de las relaciones entre hombres y mujeres que, por poco...

Lo que hay que ver
Los corazones más oscuros de los hombres

Los corazones más oscuros de los hombres

Goliath, un drama televisivo de tribunales lleno de intriga y maldad

Arte
Elías, ahora el paisajismo ignoto

Elías, ahora el paisajismo ignoto

Pintura más de meditaciones que de sensaciones, se hace más oscura, profunda y enriquecida de...

Buf. Qué país tan complicado

"Tener esclavos no es guay"

El historietista asturiano Alfonso Zapico dibuja en viñetas para LA NUEVA ESPAÑA su reflexión sobre el cambio europeo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine