01 de febrero de 2017
01.02.2017

Celicidad

6 cosas que no sabías del gluten ni de la celiaquía

Acabar con los mitos sobre la celiaquía es importante, para los celiacos diagnosticados, para los que estarán diagnosticados algún día y para que la sociedad comprenda qué supone la enfermedad

01.02.2017 | 17:49
6 cosas que no sabías del gluten ni de la celiaquía

A día de hoy quien más quien menos, todos conocemos algún celiaco. Y los que somos celiacos hemos escuchado muchas veces cosas tan dispares y falsas como las que aquí os contamos. Acabar con estos mitos sobre la celiaquía es importante, para los celiacos diagnosticados, para los que estarán diagnosticados algún día y para que la sociedad comprenda qué supone la enfermedad celiaca.
 

  1. La celiaquía NO es una intolerancia

La enfermedad celiaca es una enfermedad de carácter autoinmune, sistémica y crónica provocada por una intolerancia permanente al gluten y que afecta a personas con predisposición genética. El gluten daña las vellosidades intestinales de las personas con celiaquía causando un montón de síntomas tanto digestivos como extradigestivos. Por tanto, los celiacos sí tenemos una intolerancia, pero ésta causa unas reacciones en nuestro organismo que hacen que se defina como enfermedad autoinmune. El organismo del celiaco actúa dañándose a sí mismo para defenderse contra un elemento que considera dañino, el gluten. También existe la intolerancia al gluten, pero la celiaquía va más allá (por desgracia). Tampoco es una alergia, nada que ver.
 

  1. La celiaquía NO se cura

Cuando dices que eres celiaco es muy común encontrarse con un vecino cuyo primo segundo por parte de madre era celiaco pero "se curó y come de todo". La enfermedad celiaca es crónica y el único tratamiento eficaz es la dieta sin gluten estricta y de por vida. Si alguien se ha curado de celiaquía es porque en su día pudo recibir un diagnóstico erróneo y en realidad nunca ha sido celiaco, porque la celiaquía a día de hoy NO se cura.
 

  1. No puedo ser celiaco porque no tengo problemas digestivos

Topicazo de los buenos. La celiaquía con síntomas digestivos es la celiaquía clásica, que se da más frecuentemente en niños. Estos manifiestan problemas de crecimiento, hinchazón abdominal, anemias, diarreas, vómitos, bajo peso€ En adultos el cuadro de síntomas es enorme y la celiaquía afecta, como dice la conocida Dra. Polanco, experta en Enfermedad Celiaca, desde la cabeza hasta los pies. Y es que los síntomas extradigestivos de la celiaquía son más frecuentes que los digestivos, desde cansancio, cefaleas, dolores articulares a otras enfermedades asociadas como diabetes, hipotiroidismo, problemas ginecológicos, etc.
 

  1. La dieta sin gluten NO adelgaza

Muchas celebrities se pasan a la dieta sin gluten asegurando que es clave para mantener la línea. Completamente falso. Menudo disparate. Sólo hay que ver la composición de algunos productos sin gluten para ver la cantidad de azúcares y grasas que contienen con el objetivo de enmascarar la falta del famoso aglutinante. La dieta sin gluten NO adelgaza, lo que adelgaza es una dieta basada en productos naturales, una dieta sana, equilibrada y variada que hay que combinar con ejercicio regular. Los expertos no recomiendan eliminar el gluten de la dieta a no ser que sea necesario por problemas de salud, bien sea por una intolerancia al gluten o una celiaquía. Además, ¿quién quiere gastarse 4 euros en medio kilo de pasta? Desde luego a los celiacos no nos hace ninguna gracia que a final del año nuestra cesta de la compra supere en mil euros a la cesta de la compra de una persona no celiaca.
 

  1. En celiaquía no hay grados

Es muy pero que muy habitual que nos pregunten, "¿eres muy celiaco o poquito?". Para que nos entendamos, preguntar eso es tan absurdo e incorrecto como preguntarle a una mujer embarazada, "¿estás muy embarazada o sólo un poquito?". La respuesta es la misma o soy celiaco o no lo soy; o estoy embarazada o no lo estoy. En celiaquía no hay grados, y cuando hablamos de grados nos referimos a los de lesión del intestino, que vienen establecidos por la clasificación Marsh (de esto hablamos otro día), pero nunca a grados de la enfermedad.
 

  1. Por un poco de gluten SÍ que pasa

Precisamente porque no hablamos de una simple intolerancia, cuando el organismo de un celiaco ingiere la más mínima cantidad de gluten, nuestro sistema inmunológico se pone en marcha para defenderse de lo que considera un elemento dañino. Esta reacción del organismo puede dar lugar a síntomas, como ya hemos dicho, digestivos o extradigestivos€incluso puede que no provoque ningún síntoma externo, pero nuestro intestino sí se lesiona y a la larga las consecuencias pueden ser graves. Por eso no podemos saltarnos la dieta y tenemos que evitar la contaminación cruzada, en casa y fuera de ella. Por eso, amigo restaurador, si quieres tener celiacos en tu mesa debes garantizarles que no nos contaminarás ni "un poquito" y eso supone, por ejemplo, que no pasarás el pan por encima de su plato, que no le servirás los cubiertos en la cesta del pan.. o que no nos darás un pincho de tortilla al que le acabas de retirar el pan. 


Información sobre la celiaquía, noticias, restaurantes y mucho más en Celicidad

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine