19 de mayo de 2017
19.05.2017

Sexo entre líneas: La marcha atrás

Existen muchos mitos sobre los métodos anticonceptivos, hoy desmontamos algunos de ellos

21.05.2017 | 04:27
Sexo entre líneas: La marcha atrás

¿La marcha atrás es un método anticonceptivo? Existen muchos mitos acerca de los métodos que existen para evitar el embarazo. Los métodos anticonceptivos son aquellos que impiden la fecundación a través de diferentes técnicas.

Existen los anticonceptivos de barrera como por ejemplo en condón: masculino o femenino. También están los anticonceptivos hormonales como la píldora anticonceptiva, el parche, el anillo€ Otro anticonceptivo muy conocido es el Diu o dispositivo intrauterino. Hay dos tipos: el que es una T de cobre que se coloca en el útero y otra versión más novedosa que incorpora una baja dosis de hormonas. Estos métodos de planificación familiar tienen el 90% de fiabilidad o más. Y algo muy importante: el único que previene frente a infecciones de transmisión genital es el preservativo.

Debes elegir el método anticonceptivo en función al tipo de relación que tengas con tu pareja o de tus características personales o físicas. La ligadura de trompas o la vasectomía son intervenciones quirúrgicas que evitan el embarazo pero no se consideran exactamente métodos anticonceptivos.

También existen prácticas aconceptivas que por su propia naturaleza no permiten que haya una embarazo. Caricias, besos, masturbación€ este método tiene una fiabilidad del 100% pero en determinadas prácticas existe riesgo de contagio de enfermedades de transmisión genital.

Los tratamientos naturales de control de la natalidad son el método ojino o la marcha atrás. Son técnicas que tratan de controlar situaciones físicas que no son previsibles. Tratar de controlar la natalidad con estas técnicas no es fiable. La marcha atrás no es un método anticonceptivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine