10 de agosto de 2017
10.08.2017

Cadenas, adiós a un "músico inigualable"

La familia musical asturiana se hermanó en el funeral por el chelista principal de la OSPA, fallecido a los 50 años de un paro cardiaco

10.08.2017 | 03:51
Amigos y familiares de Cadenas, durante el funeral, en el que tocaron músicos de la OSPA.

La comunidad musical asturiana despidió ayer con una profunda emoción a Juan Carlos Cadenas, chelista de la Orquesta Sinfónica del Principado (OSPA), fallecido a causa de un paro cardiaco a los 50 años de edad.

"Cómo quisiera estar aquí leyendo estas palabras. Nunca olvidaré cuando me dijiste al despedirnos en la orquesta: 'Maestro, te echaré de menos'. Ahora soy yo quien te echará de menos, y eso es lo que más lamento". Es el sentido mensaje que Maximiano Valdés, exdirector de la OSPA, remitió en una carta -leída ayer en el funeral por la gerente de la sinfónica asturiana, Ana Mateo- al que fue su alumno, el chelista Juan Carlos Cadenas. Valdés evocó en el intérprete fallecido al "sincero, afectuoso y gran músico, que tanto me aportó como profesional y persona", decía la carta.

El funeral se celebró a las 17 horas de ayer en la capilla del tanatorio de Cabueñes, en Gijón. Entre lágrimas y muestras de afecto, la familia musical asturiana se despidió de Cadenas. Allí estaban sus hermanas, sus familiares, sus compañeros de orquestas y sus alumnos, entre otros muchos que llenaron la sala fúnebre. "No hay otro como él y nunca lo hubo. Fue el compañero de mi vida profesional y personal", sentenció Ricardo Martínez del Fresno, amigo íntimo y compañero musical de Juan Carlos, con quien trabajó en diversas orquestas. "Nos conocíamos desde los 10 años, y desde entonces nunca perdimos el contacto. Cuando tocábamos juntos no nos hacía falta hablar, sólo con mirarnos nos entendíamos", contó sobre su relación con el fallecido. "Yo nunca he tocado con otro chelista, teniéndole a él no necesitaba a nadie más". Sus compañeros de la Escolanía de Covadonga, con los que vivió de pequeño, se encargaron de poner voz al coro durante la misa, en la que también participaron varios músicos de la OSPA con distintas piezas. "El único consuelo que nos queda es que murió como un pajarín, en paz mientras dormía", finalizó Martínez del Fresno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine