12 de abril de 2018
12.04.2018

Científicos capturan el primer "error" de una estrella de neutrones

Los científicos han podido capturar la anomalía del púlsar Vela con un gran radiotelescopio

12.04.2018 | 22:15
El radiotelescopio.

Por primera vez, los científicos han podido capturar la anomalía del púlsar Vela con un gran radiotelescopio, lo que ofrece nuevos conocimientos sobre cómo se comporta la materia en entornos extremos. La investigación se publica este 12 de abril en 'Nature'.

El candidato al doctorado Jim Palfreyman, de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Tasmania, trabajó con el profesor John Dickey y sus colegas de CSIRO Astronomy and Space Science y la Universidad de Tecnología de Auckland en el seguimiento del púlsar Vela durante cuatro años para capturar el fallo.

Los púlsares son estrellas de neutrones que giran rápidamente, y algunos púlsares cambian abruptamente las velocidades de rotación sin ninguna razón aparente. Este cambio repentino de la velocidad de giro se conoce como fallo.

"Sabíamos que un fallo de este tipo pasa cada tres años, pero como si fuera un terremoto, nadie puede predecir uno", dijo Palfreyman en un comunicado.

"Sabíamos que si pudiéramos capturar el fallo y los pulsos individuales, nos proporcionaría una gran cantidad de información, incluida la forma en que la materia se comporta a temperaturas y presiones extremas".

Descubierto en 1968, el púlsar Vela es una estrella de neutrones a unos 1000 años luz de la Tierra. Tiene 20 kilómetros de ancho y gira 11 veces por segundo. Pesa una vez y media la masa del sol. "Una taza llena del material de esta estrella de neutrones pesaría tanto como el Monte Everest", dijo Palfreyman.

Palfreyman registró 640MB de datos cada 10 segundos durante 19 horas diarias la mayoría de los días durante cuatro años utilizando el radiotelescopio de 26 metros de la Universidad de Tasmania en el Observatorio del Monte Pleasant, Tasmania, y el radiotelescopio de 30 metros en Ceduna en el sur de Australia.

La recopilación dio como resultado tres petabytes de datos (1 petabyte = 1.000.000 de gigabytes).

"La forma en que ocurre el fallo es bastante compleja donde el núcleo superfluido de la estrella gira separadamente de la corteza dura en el exterior", dijo Palfreyman.

"Luego, después de unos tres años, el núcleo agarra la corteza, que se está desacelerando, y la acelera, lo que provoca que ocurra el fallo.

"Al capturar el fallo y los pulsos individuales, nos ayuda a comprender mejor la 'ecuación de estado', que es cómo se comporta la materia en diferentes entornos.

"Un púlsar es un laboratorio que simplemente no podemos recrear aquí en la Tierra. Tiene temperaturas y presiones increíblemente altas y un campo magnético masivo. La información obtenida podría ser útil en una variedad de formas, como construir dispositivos o máquinas que operan a temperaturas y presiones extremas como un reactor de fusión".

El profesor John Dickey dijo que los científicos han estado observando púlsares desde finales de la década de 1960, y que solo han podido ver el exterior de las estrellas de neutrones.

"Esta es la primera vez que hemos podido obtener una indicación de lo que está sucediendo en el núcleo que no hemos podido ver", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine