12 de abril de 2018
12.04.2018

Los padres asturianos, en contra del "slime" por su toxicidad

El juguete de moda, que contiene ácido bórico, prohibido ya en colegios de Málaga por su peligrosidad para la piel y el estómago

12.04.2018 | 03:51
El pequeño Antón Suárez, manipulando un "slime".

Cuando un juguete se pone de moda es casi imposible impedir que los niños acaben enamorándose de él. Es el caso del "slime", una especie de moco viscosos de colores con los que los más pequeños juegan y disfrutan estirándolo y consiguiendo que suenen ventosidades cuando el "slime" forma una burbuja de aire.

Sin embargo, esta versión renovada del "blandiblú", puede ser peligrosa y algunos colegios de Málaga ya lo han prohibido para evitar sustos con los escolares. El "slime" lleva ácido bórico, una sustancia tóxica que puede provocar erupciones en la piel y problemas gastrointestinales en el caso de que se ingiera. Fue la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la que hizo la advertencia de la peligrosidad del producto y han apuntado que se están dando cada vez más casos de intoxicación en niños por el uso de este juego.

Asturias no se ha quedado fuera de la moda del "slime" y los padres prefieren que ante el riesgo de intoxicación, no se use y no se permita en los colegios. Pero hay un problema, a los niños les encanta esta masa viscosa. Dice el pequeño Antón Suárez que "mola mucho", mientras su hermana pequeña Lola le grita desde abajo "déjamelo, yo también quiero". Su madre, María José González asegura que "el hecho de que contenga ácido bórico no me gusta, es lo único que mata a las cucarachas. Lo sé porque cuando vivía en Canarias lo utilizaba". Joel Prieto tiene ocho años y aunque su madre tampoco le ha comprado el juguete de moda, sí que lo tienen algunos de sus compañeros del cole. "Es muy blando y cuando hay una burbuja de aire se tira un pedo", cuenta el pequeño, Su hermano Daniel, de 5 años, también estira fascinado el "slime". "A mi me parece genial que se prohiban los juguetes cuando son peligrosos, nunca me dio buena sensación y prefiero que mis hijos jueguen con otras cosas", asegura su madre.

La OCU ha sido muy clara, la ingesta de este juguete y manipularlo provoca problemas gastrointestinales y erupciones en la piel. "Cuando algo se pone de moda no hay forma de pararlo", remata María José González.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine