11 de febrero de 2018
11.02.2018
Por libre

Repóker

Se consiguió la victoria, que era el primer objetivo, y además despachando un partido más que notable frente a un rival de la zona alta de la clasificación

11.02.2018 | 04:07
Jony celebra un gol

Tras una semana que venía marcada por la derrota en el derbi y por otros temas ajenos a lo meramente deportivo, llegaba a la vera del Piles un equipo como el Numancia, con el firme propósito de poner fin a la racha victoriosa del Sporting de Baraja ante su afición. Y lejos de lograrlo, los numantinos casi pudieron marcharse en parte satisfechos por haber conseguido al menos lograr salvar el golaveraje particular. Una lástima el último remate de Carmona, que bien pudo haber supuesto ese 3-0 que parecía inimaginable antes de comenzar a rodar el balón.

Pero no hay que ser avariciosos. Se consiguió la victoria, que era el primer objetivo. Y además despachando un partido más que notable frente a un rival de la zona alta de la clasificación. Y es que esta era una de las asignaturas pendientes del Sporting en lo que llevábamos de temporada. Pues a excepción de la victoria frente al Lugo en la segunda jornada, el conjunto rojiblanco había sido incapaz hasta la fecha de doblegar a ningún otro de sus supuestos rivales directos.

Que un partido de fútbol puede decantarse por una simple jugada, es bien sabido por cualquier aficionado a este deporte. Y que la fortuna puede jugar un papel importante también. Pero cuando haces tuya la posesión del esférico durante la mayor parte del encuentro y además juegas con criterio, lo normal es que no haya jugadas ni situaciones de mala suerte que eviten que te lleves el gato al agua.

Así que aunque el Numancia hubiese logrado adelantarse en las dos ocasiones que dispuso en las postrimerías del primer tiempo, o aunque el árbitro hubiese señalado penalti donde no lo había con el 1-0 ya en el marcador, muy probablemente el Sporting que pudo verse este sábado y que nada tuvo que ver con el del pasado domingo, habría sido capaz de reponerse. Pero mucho mejor no haberlo tenido que comprobar. Ya habrá ocasiones en el futuro para poder demostrarlo llegado el momento.

Puede decirse que Baraja en El Molinón no sólo ha dado con la tecla, sino con todo el teclado. Parecía complicado que el equipo fuera capaz de igualar el registro del 'Sporting de los guajes', que con Abelardo había conseguido enlazar cinco victorias consecutivas en El Molinón. Pero lo ha hecho: un repóker en toda regla, mérito no cabe duda del acierto del míster al interpretar correctamente los partidos en casa. Ahora sólo queda que haga lo propio con los de fuera.

No hubo apenas sorpresas en el once, salvo quizás la permanencia en el mismo de Bergantiños en detrimento de Hernán Santana. Bergantiños supo responder a la confianza de su entrenador ofreciendo una de sus mejores actuaciones con la elástica rojiblanca. Por otra parte, lo de Rubén García por Castro era una posibilidad por la que al final se decantó Baraja; si bien lo que quizás nadie esperaba es que este cambio en el esquema supusiese la salida del de Ujo de la convocatoria. Tendrá que ponerse las pilas el canterano si quiere volver a la misma. Nano Mesa no se lo pondrá fácil y a día de hoy, Santos es indiscutible.

El que lleva unas 'pilas' superiores al resto y de largo es Jony. Desde sus primeros minutos contra el Alcorcón, donde ya se intuyó la importancia que su llegada podía suponer para un equipo carente de jugadores con su calidad, profundidad y desborde, Jony no ha hecho sino crecer partido a partido. Con su gol ante el Numancia, a más de un sportinguista le vino a la cabeza el nombre del gran astro argentino del Barcelona. Si entrar en comparaciones que no tienen sentido, lo que sí puede afirmarse es que Jony no será Messi, pero sí puede ser el Mesías de este proyecto, que sin él iba camino de la muerte sin posibilidad alguna de resurrección.

Tras esta victoria, el discurso ha de seguir siendo el mismo que tras la derrota en el anterior encuentro: "queda todo un mundo". Hemos logrado reducir en parte la distancia con los puestos de playoff y lo que sería imperdonable es dejar que volviese a aumentar. Por este motivo, el partido de la próxima semana ante el Lorca debe tomarse con la máxima seriedad y el máximo respeto, pero con la plena convicción de que este equipo puede ganar con la misma solvencia fuera como lo sabe hacer en casa.

Post Scriptum: ¿Tiene claro el club la estrategia a seguir ante la sanción propuesta por Antiviolencia?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine