09 de abril de 2018
09.04.2018

El sportinguismo añora a Sergio y a Santos

La imagen del equipo en el segundo tiempo preocupa, pero se confía en el ascenso

09.04.2018 | 03:46
El sportinguismo añora a Sergio y a Santos

"Hoy no se vio nada". A sus 69 años de edad, Marina Valle Avín representa como nadie al sportinguismo y su montaña rusa emocional. Esta aficionada de solera que ya acudía a El Molinón cuando tenía seis años para buscar a su padre y que se mantuvo como abonada durante los dieciocho años que vivió fuera de Asturias, se debate entre la preocupación y el optimismo. "Se echó muchísimo de menos a Santos", apunta casi como disculpando al equipo, pero acto seguido reconoce que "no esperábamos sufrir así en este partido, pero no nos podemos confiar nunca".

No lo esperaba Marina Valle ni ninguno de los más de 22.000 sportinguistas presentes, que se las prometían muy felices al inicio del choque cuando Canella le entregó a Olmo, capitán del Reus, una placa conmemorativa de la primera visita del conjunto catalán a El Molinón.

Una de las anécdotas de la jornada se produjo en los prolegómenos del choque. La presencia del asturiano y exrojiblanco Álex Menéndez en la alineación del Reus hizo que hubiera tantos niños esperando para hacerse la foto con los catalanes como con los rojiblancos. Álex los abarcó a todos en un inmenso abrazo.

El ritual de los partidos en El Molinón sigue complicándose en cada partido. Al espectador se le amontona la actividad. Primero, el bufandeo durante el himno. Luego hay que estar muy atento a que no se pase el minuto 9 sin cantar el clásico "Ahora, Quini, ahora". Ayer, además, el sportinguismo se unió a los homenajes nacionales al centrocampista asturiano Pelayo Novo, al que todo el estadio dedicó un aplauso en el minuto 18 del encuentro tal y como había solicitado por megafonía la voz de Borja Blanco,

Todo iba bien en el primer tiempo, el sportinguismo cumplía escrupulosamente el protocolo y el equipo doblegaba al Reus con cierta solvencia. Al equipo se le sigue poniendo cara de líder y, claro, para la grada es inevitable dejarse llevar y retomar los clásicos: "El año que viene, Oviedo-Sporting B". El estadio bramó para celebrar los éxitos del filial, líder en Segunda B, y del juvenil, campeón en División de Honor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine