China llora ya a 15.000 muertos

Los desaparecidos tras el seísmo ascienden a 14.000, y hay 25.000 atrapados y unos 65.000 heridos

15.05.2008 | 02:00
Dos soldados llevan a una niña rescatada entre los escombros de la ciudad de Beichuán.
Dos soldados llevan a una niña rescatada entre los escombros de la ciudad de Beichuán.

Pekín, OTR/Press


Tres días después de que China, especialmente la provincia de Sichuán, temblase por un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter, sigue sin conocerse con fiabilidad la magnitud del desastre. Las autoridades elevaron ayer la cifra de víctimas mortales a alrededor de 15.000, y a 14.000 el número de desaparecidos, mientras los equipos de rescate se afanan en sus labores para buscar supervivientes entre las 25.000 personas que se calcula que quedaron atrapadas entre los escombros.


No obstante, este balance no tiene en cuenta el realizado por las autoridades locales de la ciudad de Shifang, donde se contabilizan más de 30.000 personas desaparecidas o fuera del alcance de los equipos de rescate, y donde sólo se han confirmado 2.500 fallecidos. Unos 238 estudiantes han quedado sepultados y 147 están desaparecidos, según los últimos datos de las autoridades locales. Los heridos ascienden a 100.000, y las pérdidas están valoradas en unos 3.700 millones de euros.


El seísmo del lunes, del que se han producido en torno a una veintena de réplicas con una magnitud superior a 5 grados, ha dejado al suroeste de China sumida en el caos. El Gobierno ha desplazado a la zona un amplio contingente y ha activado sus primeras partidas económicas, aunque conforme se agotaba el tiempo para las miles de personas sepultadas bajo los escombros y el lodo los esfuerzos eran si cabe más intensos. Por ello, hoy se sumaron nuevos efectivos a las labores de búsqueda y rescate, soldados, pero también supervivientes y socorristas que hurgan entre las grietas de los escombros.


Se calcula que hay más de 25.000 personas atrapadas por los destrozos, por lo que el primer ministro del país, Wen Jiabao, coordina desde el terreno los esfuerzos gubernamentales. «Si hay alguna luz de esperanza, pongan todo lo posible en las labores de rescate», afirmó.


El terremoto, el peor desde que 300.000 personas perdieron la vida en 1976 por un incidente similar, ha dejado a su paso decenas de miles de muertes, unos 15.000 según las últimas estimaciones, que hablan también de casi 65.000 heridos.


Siete helicópteros del Ejército lanzaron mediante paracaídas 9,1 toneladas de materiales de ayudas sobre Wechuán, epicentro del temblor. Casi todas las vías de acceso a los lugares afectados, que también sufren carencias básicas de electricidad, agua o comunicaciones, están dañadas, lo que ha llevado a las autoridades a optar por el aire como forma de refuerzo para llevar el auxilio.


La tragedia ha removido la conciencia de la comunidad internacional, que incesantemente anuncia el envío de nuevas partidas de ayuda a China

Enlaces recomendados: Premios Cine