Pena de diez años para un pederasta
 

Condenado un cántabro por abusar de su hijastra, grabarlo y difundirlo

El acusado, preso en Villabona, aduce que consumía coca y alcohol, pero el tribunal no lo considera un atenuante

31.05.2008 | 00:00

Santander, E. P.

La Audiencia de Cantabria ha condenado a diez años de prisión a Luis María G. M. por abusar de la hija de su pareja, de 10 años, y grabar y difundir las imágenes a través de internet. El acusado se desnudó varias veces ante la niña, además de desnudarla a ella de cintura para abajo. Le realizó tocamientos en la zona vaginal, sentándola sobre él y poniendo la mano de ella sobre su pene, llegando a eyacular al menos en una ocasión sobre la menor.


Posteriormente, desde el ordenador del domicilio, difundió a través de internet imágenes, obtenidas a través de una webcam, en las que se le veía realizando tocamientos a la menor y a ésta sentada sobre él y tocando su pene, que había colocado en la entrepierna de la niña.


El fallo rechaza las circunstancias eximentes o atenuantes esgrimidas por el condenado. Así, no se aprecia un trastorno de personalidad en el acusado, y se cuestiona la «escasa base» del informe médico presentado por la defensa. También sostiene que el informe «carece de la consideración de elementos objetivos» como tests o valoraciones del historial clínico, mientras que se fundó en «declaraciones interesadas» (las del propio acusado y su hermana). El hombre adujo que consumía cocaína y alcohol en aquella época.


La pareja del acusado y madre de la niña «reconoció continuar manteniendo relación» con el acusado, pese a los abusos. En el juicio se presentaron distintos informes, como el de la cárcel de Villabona, donde está ingresado, que diagnosticó un trastorno fingido. El forense negó que sufriese trastorno alguno. El propio autor se reconoció en las imágenes del vídeo difundido, que consideró «aberrantes» y un «montaje».

Enlaces recomendados: Premios Cine