26 de junio de 2012
26.06.2012

La fiscalía imputa de manera formal al presunto homicida de Inguanzo (Cabrales)

F. H. G. está acusado de matar a una mujer de 75 años golpeándola con un rastrillo y con una maceta en la cabeza, tras una discusión por unos lindes

27.04.2012 | 05:34
El presunto homicida, tras declarar ante el juez instructor de Llanes.

Oviedo, L. Á. VEGA

La fiscalía comunicó ayer a F. H. G., el presunto homicida de una mujer de 75 años en la localidad cabraliega de Inguanzo, los hechos que le imputa formalmente, según marca la ley del jurado. No obstante, el ministerio público aún no ha elaborado la calificación jurídica de lo ocurrido, si lo considera como un homicidio o un asesinato, algo que hará en próximas fechas. Este trámite de la ley de jurado tuvo lugar en el Juzgado de Llanes. El presunto homicida, de 50 años, no compareció físicamente, sino a través de videoconferencia.


Según el relato de los hechos del fiscal, el 30 de agosto de 2011 el imputado comenzó a trabajar para el propietario de la finca colindante con la vivienda de la víctima, María Teresa Inguanzo Alonso, ubicada en la localidad de Inguanzo, Cabrales, para desarrollar labores de jardinería. Sobre las dos y media de la tarde del 1 de septiembre de ese mismo año, cuando el imputado estaba sacando una rejilla de la finca, sostuvo una acalorada discusión por motivos desconocidos con María Teresa Inguanzo, con la que había tenido un enfrentamiento verbal días antes.


F. H. G. accedió a la terraza en la que se encontraba la mujer con un rastrillo metálico en la mano, de los usados en jardinería y con tres pinchos en cada uno de sus extremos, y golpeó con él reiteradamente a la mujer. Una vez que ésta se encontraba en el suelo lanzó sobre ella al menos tres tiestos o macetas llenos de tierra. Uno de ellos, de plástico, le impactó en la cabeza.


A continuación, el imputado lanzó el rastrillo sobre el tejado de la vivienda de María Teresa Inguanzo, volvió a la finca en la que trabajaba para colocar la rejilla que había retirado y guardar las herramientras, y regresó a su casa. Allí se cambió de ropa y sobre las cuatro menos cinco de la tarde se presentó en el puesto de la Guardia Civil de Carreña de Cabrales para confesar los hechos.


María Teresa Inguanzo fue trasladada en helicóptero al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde falleció a las siete y cuarto de la tarde del 1 de septiembre de 2011.


El imputado siempre ha sostenido que no quiso matar a la mujer, y que todo se debió a una ofuscación. El hombre lleva en prisión desde el pasado 2 de septiembre, fecha en la que compareció ante el juez instructor y éste ordenó su encarcelamiento por un supuesto delito de homicidio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine