El gimnasio de los horrores

La Policía cree que Juan Carlos Aguilar, el falso maestro shaolin de Bilbao que confesó el asesinato de dos prostitutas, cometió más crímenes en su local de artes marciales

09.06.2013 | 04:11

Basándose en las estadísticas, los expertos calculan que en España hay ahora mismo entre dos y cuatro asesinos en serie en activo, criminales despiadados que calman sus ansias de sangre coleccionando víctimas inocentes y pasan desapercibidos bajo una apariencia de normalidad. Juan Carlos Aguilar, el falso maestro shaolin de Bilbao, podría ser uno de ellos. Hasta ahora ha confesado el asesinato de dos mujeres, pero los investigadores del caso sospechan que su lista macabra puede ser mucho más amplia. El «modus operandi» de Aguilar y la violencia de sus crímenes hacen pensar a la Policía que este hombre de 47 años -que se presentaba a sí mismo como el primer occidental con categoría de maestro shaolin, predicaba el «noble camino» del budismo y enseñaba artes marciales en su gimnasio de la capital vizcaína- no es un asesino novato. No en vano, los investigadores siguen escudriñando la base de datos sobre personas desaparecidas en el entorno de Bilbao y buscando sus rostros entre las más de 500 fotografías de mujeres en actitud sexual -algunas de ellas aparentemente inconscientes, según fuentes de la Ertzaina- que fueron halladas en su negocio: el paradójico Monasterio Budista Océano de la Tranquilidad.


Juan Carlos Aguilar, campeón de España y del mundo de kung-fu, había ganado prestigio en el ámbito de las artes marciales y contaba con un negocio de renombre. Vivía escondido tras una careta, pero cometió un error. El falso maestro shaolin -el Templo Shaolin de China, el epicentro de esta filosofía milenaria, no lo reconoce como tal- fue detenido el pasado domingo en Bilbao, cuando un vecino alertó a los agentes de la Policía autonómica vasca tras ver a Aguilar arrastrando de los pelos a una mujer hacia el interior de su gimnasio. Los agentes derribaron la puerta con mazas y lo encontraron en el interior de su gimnasio maltratando a la nigeriana Maureen Ada Otuya, que se encontraba gravemente herida e inconsciente a consecuencia de los golpes de un hombre experto en artes marciales. La mujer, que ejercía la prostitución, habría sido arrastrada hasta allí por Aguilar y sometida a una tremenda tortura que la dejó en coma. Las primeras 48 horas eran vitales para la supervivencia de Mauren Ada Ortuya, pero la joven nigeriana no pudo resistir la brutal paliza y falleció tres días después en el hospital bilbaíno de Basurto.


Una vez en Comisaría, el supuesto maestro shaolin confesó que su intención era matar a la prostituta nigeriana y que, unos días antes, ya había asesinado a otra mujer. Se encendieron las alarmas. Los investigadores registraron a fondo el gimnasio de Juan Carlos Aguilar y encontraron con partes de un cuerpo descuartizado, con trozos de manos y con una columna vertebral. Resultó ser el cadáver de Jenny Sofía Rebollo, otra meretriz, ésta colombiana, a la que Aguilar habría engañado prometiéndole un trabajo en su gimnasio para llevarla al «templo de los horrores» y acabar con su vida sin levantar sospechas. Los investigadores encontraron partes de su cuerpo, pero no sus vísceras. El presunto asesino se aprovechó de la situación desesperada de Jenny Sofía Rebollo, que no tenía empleo, había sido expulsada de la casa donde vivía de alquiler y estaba muy afectada tras separarse de sus dos hijos (uno de ellos reside en Colombia y del otro le había sido retirada la custodia para dársela a su padre, de quien estaba divorciada). Algunos de sus allegados aseguran que la mujer también tenía problemas con el alcohol.


Aunque su asesino trató de borrar todo rastro que pudiera ayudar a identificar a la víctima descuartizándola, a Rebollo se le pudo poner nombre dos días después de la confesión. El asesino no se deshizo de las prótesis mamarias que se había implantado la mujer, en las que aparece un número de serie que permite seguir su rastro. Fue la primera pista. Luego, las huellas dactilares de los dedos, que se compararon con la ficha policial de la colombiana. Los agentes encargados del caso también investigan ahora si la muerte del hermano de Juan Carlos Aguilar -que falleció en 1997 supuestamente aplastado por un montacargas en el mismo inmueble donde ahora se encuentra el Monasterio Budista Océano de la Tranquilidad- fue realmente un accidente. Además, según fuentes ligadas al caso, la Ertzaintza también está poniendo especial empeño en encontrar posibles pistas sobre una ciudadana germana que se encuentra desaparecida y que habría estado en el gimnasio del presunto asesino.


Existen numerosos estilos de kung-fu, pero el más importante en términos de organización, métodos de entrenamiento y moralidad es el originado en el monasterio budista de Shaolin, todo un símbolo de respeto y dignidad. Para los shaolin, las artes marciales son beneficiosas para la salud mental, relajan y enseñan concentración y dominio. La compasión es el principio fundamental del budismo y no matar es uno de los compromisos principales de todo budista.


El responsable de Bienes Intangibles del templo Shaolin de China tuvo que salir al paso para desmentir que Juan Carlos Aguilar fuese un auténtico maestro. «Estudió kung-fu en los años noventa del siglo pasado en el centro de entrenamiento del templo Shaolin, que pertenece al Gobierno y que no tiene relación ni religiosa ni política con el templo Shaolin de China», aseguró.

Noticias relacionadas

Sucesos

Ana Huete, una joven granadina de vacaciones, única víctima española

La granadina Ana Huete, de 27 años de edad, es, por el momento, la única víctima española del...

´España necesita un plan integral de terremotos´, alertan los geólogos

Asturias es una zona de escasa actividad sísmica, pese a estar bajo el área de influencia de la...

´Cuando se disipó el polvo, vi a mis tres amigos muertos´

´Cuando se disipó el polvo, vi a mis tres amigos muertos´

Milagrosos hallazgos de vida en los escombros, como el de Giorgia, de cuatro años, se abren paso...

Fallecen cinco bañistas en una playa inglesa

Cinco bañistas de Londres que pasaban el día de ayer juntos en la playa inglesa de Camber Sands,...

La Policía investiga torturas a monjas en Argentina

Policías y agentes judiciales argentinos registraron ayer un convento situado en la provincia...

Enlaces recomendados: Premios Cine