Un sierense entra en un bar a tomar una copa tras pegarse un tiro en la cabeza

El hombre, vecino de Valdesoto, sufrió una herida superficial y fue trasladado al hospital después de que un conocido le quitase la pistola

07.03.2015 | 05:52

Un vecino de la parroquia sierense de Valdesoto, de unos 70 años de edad y cuya identidad responde a las iniciales M. G. R., fue ayer trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) con una herida de bala autoinfligida en la cabeza. Una herida, en todo caso, que no impidió al hombre entrar en un bar y pedir una copa antes de que otro cliente le desarmase y fuese atendido por los servicios sanitarios.

Según testigos presenciales, el hombre entró en el establecimiento en torno a las 18.30 horas de ayer y su comportamiento parecía normal. "Le serví un cacharro y vi que tenía una herida en la cabeza, pero pensé que se había caído por las escaleras, que es algo que ya le había pasado otra vez", comenta el propietario del establecimiento. M. G. R. cogió entonces su copa y se sentó. Acto seguido, le preguntaron por su herida y contestó que se había pegado un tiro. Como los parroquianos no le creían, M. G. R. insistió. "Sí, me pegué un tiro, pero no me voy a curar porque mañana me voy a matar", sentenció el hombre.

Pese a la rotundidad de sus palabras, los parroquianos aún no creían las palabras de M. G. R., lo que le llevó a invitar a un conocido a acompañarle a un aparcamiento próximo al establecimiento hostelero, donde tenía aparcado su coche. Una vez allí, el herido sacó una pistola y se introdujo el cañón en la boca. Su acompañante, no obstante, logró quitarle el arma y alertó a otros parroquianos, que le ayudaron a reducir al hombre.

Estos clientes del establecimiento comprobaron entonces que la herida de la cabeza era efectivamente de bala y presentaba orificio de salida, aunque parecía superficial. Acto seguido, avisaron a la Guardia Civil y al Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU). De inmediato se desplazaron a la zona una patrulla de la Benemérita y una ambulancia. Tras atender al herido in situ, los sanitarios le trasladaron al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

La noticia se extendió rápidamente por toda la parroquia de Valdesoto, donde M. G. R. es muy conocido por su pasado sindical, toda vez que fue uno de los trabajadores de Duro Felguera que, en 1997, completaron un encierro de 318 días en la torre de la catedral de Oviedo para reclamar al Principado su recolocación en empresas públicas tras ser despedidos de la metalúrgica. Aunque el presunto intento de suicidio de este hombre ha sorprendido a sus conocidos, se apunta al fallecimiento de su madre, hace un año, como posible causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Culpables por parir en casa y dejar morir al bebé en Las Palmas

El juez decidirá si castiga con 18 años de cárcel a los padres de la niña fallecida

Cae el "estafador de las webs de citas", que engañó a 65 mujeres

La Policía Nacional detuvo en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) al "estafador de las webs de...

Trece detenidos tras la muerte de un joven de un disparo en la cabeza

Un joven de 28 años murió a última hora de la tarde del miércoles al recibir un disparo de bala en...

Diana Quer habría sido raptada por tres hombres, según el abogado de su madre

El letrado Pedro Víctor de Bernardo, abogado de la madre de Diana Quer, ha asegurado que la joven...

Rescatan a 230 perros secuestrados por una red que organizaba peleas a muerte

Uno de los acusados tenía a 40 animales "en deplorables condiciones de vida"

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine