Cerco al alcohol y las drogas al volante

Tráfico hará controles en toda la red, a cualquier hora, coincidiendo con la semana más festiva

11.08.2015 | 04:48
Un bombero apaga el incendio declarado en el vehículo.

Cerco al alcohol y las drogas al volante en la semana más festiva del verano. La Guardia Civil de Tráfico, con las diferentes policías locales, inició ayer una campaña de seguridad que pretende disuadir a los conductores de coger el coche si se han tomado sustancias estupefacientes o alcohol. Los controles preventivos serán hasta el domingo que viene, en cualquier carretera y a cualquier hora, tanto del día como de la noche. Tráfico justifica la campaña por el gran número de fallecidos en la carretera relacionados con el consumo de sustancias, cuatro de cada diez en el territorio nacional. En Asturias, el año pasado, dos de las 23 víctimas mortales contabilizadas habían conducido con alcohol. La campaña llega después de un fin de semana terrible en las carreteras asturianas, con dos fallecidos, uno en Llanes, al ser arrollado por un coche sin control, y otro en Ribadedeva, un conductor que se paró en plena Autovía del Cantábrico a recoger el teléfono móvil que se le había caído del coche, momento en el que fue atropellado por otro vehículo.

La última campaña de controles de alcoholemia, del 1 al 7 de junio, supuso la denuncia de 81 conductores, de los 8.446 a los que se realizó la prueba. En el mismo periodo se hicieron 93 pruebas de drogas, de las cuales arrojaron un resultado positivo 32. En las últimas campaña se ha realizado una media de 8.000 pruebas de alcoholemia, cifra inferior a la diciembre de 2012, en la que se realizaron más de 18.000. Los porcentajes de positivos rondan siempre el 1 por ciento.

Las penas y multas son serias. En caso de dar un resultado de 60 miligramos de etanol por litro de aire o ser sorprendido con restos de drogas, el infractor se enfrenta a una pena de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, así como la privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años. La negativa a realizar la prueba lleva aparejada una pena de seis meses a un año de cárcel. Los reincidentes con más de 50 miligramos de etanol y los conductores drogados pueden ser multados con 1.000 euros y la retirada de seis puntos. Si se arroja un resultado de 25 a 50 miligramos, la multa es de 500 euros, con la retirada de cuatro puntos del carné.

A esta campaña se suman los controles de velocidad que se realizan en una treintena de tramos en carreteras secundarias, las que registran más accidentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine