Detenida por fotografiar a sus hijas desnudas y vender las imágenes por internet

Las niñas tienen entre 7 y 15 años y eran grabadas en poses de índole sexual

12.11.2015 | 02:44

La Policía Judicial de Sevilla detuvo a una mujer de 41 años por hacer fotografías y grabar vídeos de sus hijas desnudas para después vender los archivos por Internet. La investigación se inició el pasado mes de septiembre cuando la expareja sentimental de la arrestada se personó junto a una de las menores en una comisaría de Sevilla para interponer una denuncia por los hechos. La niña, de 15 años, manifestó que desde hacía cuatro años, su madre la fotografiaba a ella, a sus hermanas de 8 y 7 años y a la sobrina de la expareja de 8 años en poses de índole sexual.

Según el relato de las menores, la mujer les decía que las imágenes eran para un casting de ropa, alegando que tenía que mandar fotos desnudas y en ropa interior para que vieran sus tallas. Con el paso del tiempo, la mayor de sus hijas se dio cuenta que las fotografías que le hacía su madre eran para enviar a hombres que pagaban por ellas a través de una página web de contactos. La detenida les explicó entonces que necesitaba el dinero para poder comer y que había clientes interesados en pagar grandes sumas de dinero por las imágenes. La joven de 15 años entregó a la Policía un teléfono móvil y un ordenador que contenía las fotos. Nada más tener conocimiento de los hechos, los agentes iniciaron la investigación, teniendo como prioridad proteger a las menores.

A raíz de ello, la Policía detuvo el pasado 15 de octubre a la presunta autora de los vídeos, acusada de un delito contra la libertad e indemnidad sexual, y otro por pornografía sexual. La mujer tiene una orden de alejamiento para las cuatro niñas. Tras realizar una serie de pesquisas por Internet, los agentes también pudieron localizar al comprador de las imágenes: un hombre de 49 años. Los agentes comprobaron que en ocasiones la madre grababa a su hija mayor y compartía los vídeos con varios hombres a través de vídeo conferencia. Según manifestó la propia joven, la mujer les hacía ponerse un chupete y dos coletas, además de darles unas pautas de cómo tenían que actuar ante la cámara. Si se negaban a ello, la arrestada les golpeaba con un palo y con frecuencia les obligaba a ir a casa de los clientes a recoger el dinero. Los hombres nunca abusaron de ellas, pero sí les propusieron mantener encuentros sexuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine