Un niño chino "resucita" poco antes de que lo incinerasen

11.02.2016 | 02:32

Un bebé de un mes se despertó llorando después de permanecer quince horas en un depósito de cadáveres a doce grados bajo cero y poco antes de ser incinerado en la provincia de Zhejiang, en el este de China. El bebé, cuyo nombre es An An, nació el 8 de enero en el hospital de Jinhua. El parto fue prematuro, a los siete meses de embarazo, y pesó 1,4 kilogramos. Tras 23 días en una incubadora, su familia lo llevó a casa para pasar el Año Nuevo Chino, lo que provocó el empeoramiento de su salud. El 4 de febrero lo llevaron a urgencias, donde tuvo un paro cardiaco y declararon su fallecimiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine