El rescate de los náufragos de Malasia aviva la fe de la familia de los asturianos

Los parientes de los ovetenses perdidos en el Mediterráneo confían en que el hallazgo haga reaccionar a las autoridades y amplíen el rastreo

13.05.2016 | 04:31
Sandra Hernández, hermana de David, el madrileño hallado en Malasia junto a su pareja, Marta Miguel, muestra una foto de ambos.

El hallazgo con vida de los dos españoles a los que se daba por perdidos en el océano, navegando a la deriva entre Malasia y Borneo, ha avivado la esperanza a miles de kilómetros de distancia de allí. En Oviedo, la familia de Alejandro y Emilio López, los dos marineros asturianos desaparecidos en el Mediterráneo, sintió ayer una pequeña punzada de confianza. Los madrileños David Hernández y Marta Miguel fueron rescatados por un pesquero vietnamita después de diez días a la deriva y ayer se cumplió el undécimo sin noticias de los ovetenses. Por eso Cristina López, hermana de Alejandro y sobrina de Emilio, se esfuerza por encontrar una conexión. "La aparición de estos chicos nos alegra muchísimo y nos da esperanzas a nosotros", asegura. "Puede servir para que el Gobierno se replantee algunas cosas y piense que si estas personas a las que se daba por muertas han aparecido, tal vez debe seguir valorando nuestra versión de que el barco de nuestros familiares ha quedado a la deriva".

Esa es su hipótesis, y por eso han reclamado que se busque donde todavía no se ha buscado, fundamentalmente hacia las costas de Italia y Argelia. Se quejan, no obstante, de la falta de receptividad de las autoridades de los países implicados -además de España Francia, Italia y Argelia- y sienten que no tienen más apoyo que el de los 8.500 firmantes que han respaldado una petición online para tratar de conseguir que se amplíe la zona de rastreo. Su última información viene de la guardia costera italiana y dice que el operativo debería ser coordinado por Francia por ser francés el puerto de partida del velero, que zarpó de Cannes el pasado 29 de abril con destino a Palma de Mallorca y del que se perdió el rastro el 2 de mayo.

Ese trasvase de responsabilidades es una constante que acrecienta la frustración de los familiares, que se ven "atrapados en una encrucijada de protocolos burocráticos" entre países que se pasan la responsabilidad unos a otros mientras crece la inquietud en las familias. Se han dirigido, dicen en un comunicado, a "las Oficinas de Salvamento Marítimo de Italia y Argelia" sin encontrar "respuesta afirmativa a la hipotética recepción de una nota de aviso o alerta de búsqueda emitida por el Gobierno español". Esperan que se agilicen los permisos para que la fuerza aérea española sobrevuele la zona si la italiana no va a volver a hacerlo, pero se encuentran con el obstáculo que no comprenden de la lentitud en la concesión de permisos entre países "que pertenecen a la UE y a la OTAN". Lamentan que "el actual dispositivo de rescate de nuestros seres queridos se centre únicamente en la difusión de advertencias a embarcaciones que naveguen por las zonas jurisdiccionales de los cuatro países implicados 'por si observan algo'".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine