06 de septiembre de 2016
06.09.2016

Piden 64 años de cárcel para un coruñés por agredir sexualmente a su hija y tres hijastras

El acusado niega en el juicio los hechos, que se habrían prolongado durante 12 años

06.09.2016 | 17:18

Un coruñés se enfrenta a una petición de condena de 64 años de cárcel por agredir sexualmente a su hija y sus tres hijastras por espacio de doce años, desde que éstas empezaron a entrar en la pubertad.

La defensa del acusado, vecino de A Baña (A Coruña), ha proclamado la inocencia de su cliente, antes de que comenzara la primera sesión del juicio en la Audiencia Provincial de A Coruña.


Según recoge el escrito fiscal, el procesado, en prisión por estos hechos, "desde hace aproximadamente doce años y ejerciendo un control de dominación y violencia sobre todas ellas" mantuvo relaciones sexuales con las hijas de su entonces mujer y relaciones, tampoco consentidas, con la que era entonces su esposa.


En el caso de la hija común del matrimonio, indica que empezó a realizar "algún tipo de tocamiento con el ánimo de iniciarla en las prácticas sexuales que había desarrollado" con las demás.


La Fiscalía precisa que el inicio de las agresiones, primero con tocamientos y luego con penetración, tuvieron lugar coincidiendo con el inicio de la pubertad y el cambio físico de las jóvenes.


Además, señala que el hombre se aprovechaba de que la familia dependía económicamente de sus ingresos, al tiempo que la tenía sometida a un clima de "terror, violencia, obediencia y sumisión". Por ello, solicita un total de 64 años por cada uno de los cuatro delitos de agresión sexual que le imputa y tres años más por delito contra la integridad de maltrato habitual.

Por petición de las víctimas, se acordó que esta primera sesión del juicio, que está previsto que se prolongue hasta el jueves, se celebrase a puerta cerrada. Antes, el abogado de Pedro R. E., natural de Santa Comba (A Coruña), pero vecino de A Baña, ha pedido "respeto" a la presunción de inocencia.


"Confiamos profundamente en la Justicia", ha asegurado el letrado Estanislao de Kostka Fernández. Por el contrario, las abogadas de las víctimas no han hecho declaraciones a petición de las mismas.


En su lugar la portavoz de la familia y presidenta de la Asociación Mirabal, de apoyo a víctimas de violencia de género, Ana Saavedra, ha explicado que las agresiones fueron "reiteradas en el tiempo" después de que la madre y sus tres hijas se desplazasen desde Canarias.


Además, ha explicado que fue la denuncia de una de las hijastras, cuando cumplió la mayoría de edad, la que permitió sacar a la luz los hechos vividos por tanto por éstas como por la hija común del matrimonio y la madre.


Coincidiendo con el inicio del juicio, un grupo de representantes de STOP Desahucios han secundando una protesta ante la sede de la Audiencia Provincial de A Coruña al pesar sobre la mujer y sus hijas un procedimiento de ejecución hipotecaria por una vivienda de la que es cotitular el procesado.


María Díaz, miembro de STOP Desahucios, ha instado a la entidad, Bankia, a buscar una solución "excepcional" para la mujer porque, según la plataforma, al ser su pareja cotitular de la vivienda y encontrarse en prisión "no puede actuar sobre su hipoteca, ni acogerse al código de buenas prácticas, ni solicitar una dación en pago".


A esta situación, se ha referido también la portavoz de la familia que ha precisado que "van a ser desahuciadas por culpa de este hombre, un maltratador reiterado". Sobre el estado de las víctimas, ha indicado que están "a tratamiento psicológico" y ha lamentado que tampoco encuentren "el apoyo del pueblo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine