27 de marzo de 2017
27.03.2017

Fallecen una mujer y su hijo intoxicados por una cocina de carbón en Cangas del Narcea

La mujer, Marisol Blanco, tenía 39 años y el hijo, Alberto Menéndez, 21 El marido y padre de las víctimas encontró los cuerpos al volver a casa

27.03.2017 | 08:44
Vecinos, anoche en la calle el Mercado de Cangas de Narcea, muy cerca de la vivienda donde fallecieron intoxicados madre e hijo.

La mala combustión de una cocina de carbón pudo haber sido la causa del fallecimiento ayer tarde de una mujer de 39 años y de su hijo de 21 en su casa situada en la calle la Presa de Cangas del Narcea, en el casco antiguo de la villa.

Marisol Blanco y Alberto Menéndez fueron hallados sin vida en la casa por el marido y padre de las víctimas, que en ese momento estaba acompañado por el hijo menor del matrimonio. Según el relato de sus allegados, después de llamar en repetidas ocasiones a la puerta y ver que nadie respondía, el hombre entró por una ventana. Se encontró a su mujer e hijo mayor desvanecidos. Hasta la vivienda se desplazó la ambulancia desde el hospital cangués Carmen y Severo Ochoa con el servicio de emergencias. Los sanitarios no pudieron hacer nada por las víctimas.

El propio Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) fue quien solicitó pasadas las 20.00 horas la intervención de bomberos para revisar el inmueble y realizar las oportunas mediciones de gases con el objetivo de comprobar si había algún escape

Hasta el lugar del suceso se trasladó el jefe de bomberos de la Zona Suroccidental y siete efectivos del parque cangués, que procedieron a ventilar la vivienda y a realizar las mediciones. La dotación de bomberos comprobó con el explosímetro la posible concentración de monóxido de carbono, tanto en la casa de los fallecidos, en la que había una cocina de carbón, como en otras cinco viviendas de la manzana, por prevención. Según el Servicio de Emergencias, en un primer momento no se detectó nada, pero en una segunda medición los bomberos descubrieron en la casa de los fallecidos una pequeña concentración de monóxido de carbono y procedieron a apagar la cocina de carbón, retirando los rescoldos que había en ella.

La familia era muy conocida en el barrio, donde la noticia causó un fuerte impacto. En la calle próxima a la casa se reunieron familiares, amigos y vecinos de los fallecidos que no podían creer lo ocurrido y no paraban de lamentar la tragedia.

Además, algunos se mostraban indignados por la falta de control sobre la toxicidad del carbón de venta a particulares, ya que en la zona, en el concejo de Degaña, la mala combustión de una cocina de carbón causó la muerte de una persona el pasado mes de noviembre cuando un matrimonio resultó intoxicado en su vivienda de Cerredo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine