31 de agosto de 2017
31.08.2017

Estuvimos encerrados desde el sábado al lunes, salir por Houston era peligroso

Los gijoneses Carlos González y Carmen Paredes relatan su experiencia con el Harvey

31.08.2017 | 12:19
Los gijoneses Carmen Paredes y Carlos González, en Houston.

El huracán "Harvey" es ahora una tormenta tropical, pero durante varios días golpeó con fuerza las ciudades texanas como Houston. El matrimonio gijonés formado por Carmen Paredes y Carlos González -padres de una niña el pasado junio- vivieron el huracán en persona. "Estuvimos encerrados en casa desde el sábado a mediodía hasta el lunes por la tarde, era un poco peligroso salir a la calle. El peor día fue el domingo. Estuvo lloviendo durante 24 horas seguidas. Vivimos en un segundo piso, por lo que no teníamos miedo, tampoco por el coche, porque el parking es elevado", aseguró ayer a LA NUEVA ESPAÑA Carlos González.

A otros conocidos sí les entró agua en el garaje, pero a los españoles que conoce este matrimonio no les pasó nada. "Hay zonas que están muy mal, pero hoy (por ayer miércoles) la ciudad ya está transitable. De hecho, hoy salimos a comer fuera. Los locales ya han vuelto a abrir con normalidad", añadió González, al que exoneraron el viernes de ir al trabajo. "A mí me parecía algo exagerado, no éramos conscientes de lo que se venía", asegura. El jueves y el viernes, "la gente se lanzó a los supermercados". Cuando él llegó a uno de ellos, "no quedaba nada". Al matrimonio le salvó que vive en una zona alta. "Ha golpeado sobre todo a los barrios pobres. Hay gente que los está pasando muy mal", dijo.

El "Harvey", que ha causado más daños que el "Katrina" (2005) y el "Sandy" (2012) juntos, ha desatado una marea de solidaridad. Por ejemplo, la avilesina Conchi Barquín, que reside en Houston desde hace años y ya vivió los efectos del huracán "Ike", que destruyó Galveston, ha ofrecido su casa para refugiar a quien lo necesite.

"Houston está bajo el agua y absolutamente devastada, incluso ha habido avistamientos de cocodrilos en algunas zonas tras las fuertes riadas", aseguró el músico Diego Avello, de Cangas del Narcea, aunque residente en la ciudad texana desde hace dos años y medio. Avello está ahora en Austin, que acoge a muchos evacuados. "Austin, famosa por su escena musical, ha hecho un llamamiento a los músicos para tocar en los refugios. Nuestra banda, 'Bull y los Búfalos', nos hemos presentado voluntarios para poder llevar algo de música, entretenimiento y buena carga de energía positiva a los damnificados, aseguró este joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine