La Nueva España
Caminando en círculos

Regando el absurdo

20.10.2016 | 04:20
Regando el absurdo

A no ser que se cambie la normativa vigente, existen grandes limitaciones para subvencionar nuevas plantaciones asociadas a sistemas de riego procedentes de captaciones y similares. En el Programa de desarrollo rural para el periodo 2014-2020, el Principado de Asturias ha limitado las subvenciones de infraestructuras de riego a las que tan sólo se surtan de las aguas procedentes de la lluvia, dejando fuera a las que se nutran de agua procedente de captaciones o derivaciones. Amparándose en el escaso peso de este tipo de explotaciones agrarias, como pueden ser las de kiwis o frutos rojos, en el contexto regional, y en el régimen pluvial en Asturias, obviando el excelente estado de nuestros acuíferos y el Plan Hidrológico preceptivo, han asestado un duro golpe a los profesionales de la agricultura, especialmente a los del Bajo Nalón. En Cantabria han sido más sensatos y condescendientes, ajustándose a la realidad ambiental. Las comparaciones son odiosas, pero muy esclarecedoras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine