La Nueva España

El punto da moral

01.11.2016 | 03:44
El punto da moral

En un horario inédito, como es un sábado a las 13 horas, por aquello de que las televisiones mandan, el Sporting recibía la visita de una de las revelaciones de la Liga, el Sevilla, que estaba el segundo en la clasificación. El Sevilla es un equipo que intenta llevar la iniciativa en el juego, con unos laterales que juegan muy arriba, para juntarse con los centrocampistas y presionar al contrario para que cometa errores y así recuperar el balón lo más rápido posible.

Nada más empezar el partido, en un regalo, Vietto se plantó solo ante Cuéllar, y, con clase, hizo el 0-1; mal se presentaba la cosa pero el equipo supo reaccionar. El Sporting tuvo varias ocasiones, la más clara, cuando Viguera quedó solo delante del portero pero no pudo definir. Menos mal que en una jugada por la izquierda, el balón llegó a Moi Gómez que, de un fuerte disparo por abajo, consiguió el empate.

En la segunda parte, el Sporting se echó demasiado atrás y concedió demasiado terreno al Sevilla. Casi nos cuesta un disgusto. Al final, se logró un punto, que ha de servir para levantar la moral del vestuario. Se notó que el equipo se reforzase en el centro del campo, acumulando más jugadores, algo que resulta imprescindible en el fútbol.

Por último, comentar la lamentable actuación del árbitro (algo que ya se repite casi de forma habitual), que, en un partido de guante blanco, machacó al Sporting a tarjetas, con hasta seis amarillas y el evidente riesgo de sufrir una expulsión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine