20 de mayo de 2017
20.05.2017

Zozobras

20.05.2017 | 04:24

Podría haber sido una estupenda película. Me interesa, mucho, que un filme como éste, sobre algo que remueve tanto como la agonía de un ser querido y cómo nosotros, sus familiares, nos posicionamos ante ella, se haya planteado desde la discreción, evitando los gritos ni lágrimas de desgarro, desde la cotidianidad dura e injusta que todo aquel que ha perdido a alguien en un hospital conoce. También hay unos personajes bien trabados, que esconden chicha, a pesar de que los veamos de refilón; tienen cuerpo y peso, son personas que respiran.

Sin embargo, no es una película estupenda. Es una historia sin historia, sin trama (todos sabemos lo que va a ocurrir y casi también la forma en que va a hacerlo), y me gusta que sea así; el problema reside en que entonces, en este caso, L ino Escalera, su director, y Pablo Remón, su guionista, deberían haber sido capaces de atrapar momentos, detalles, miradas... Y no están (o yo no soy capaz de percibirlos, que también es posible). Es uno de los riesgos de la discreción: que puedes caer en lo insulso. Y No sé decir adiós no tiene la temperatura sentimental que debería (y, repito, no se trata de exigir un tono enfebrecido de hiperemociones, pero tampoco de caer en la hipotensión); peca de una impotencia emocional que lastra todo el metraje. No, miento, no todo el metraje: en las escenas que nos muestran la zozobra personal del personaje interpretado por Nathalie Poza (la mejor actriz española de su generación) la película hierve, siente y palpita. Quedémonos con eso y con las intenciones de un director con gusto para saber bien qué hacer pero sin la personalidad (aún) para averiguar cómo hacerlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine