El jurado entierra la conspiración

La muerte de lady Di, Dodi y el chófer se produjo por homicidio imprudente del conductor, que iba bebido, y de los «paparazzi» que los perseguían

 
Recordatorio con las fotografías de Diana de Gales y Dodi Al Fayed.
Recordatorio con las fotografías de Diana de Gales y Dodi Al Fayed. reuters

El jurado de la investigación sobre el siniestro que costó la vida a la princesa de Gales concluyó que su muerte se produjo por homicidio imprudente por «negligencia grave» del conductor del vehículo en el que viajaba junto a su pareja, Dodi Al Fayed, ambos también fallecidos, y de los «paparazzi» que les perseguían. Mohamed Al Fayed expresó su «descontento» por el veredicto.

Londres

La muerte de Diana de Gales fue un homicidio por imprudencia del chófer de su automóvil y de los «paparazzi» que la perseguían, decidió ayer el jurado de la investigación judicial sobre el fallecimiento de la princesa.


El jurado, integrado por seis mujeres y cinco hombres, emitió el mismo veredicto para la muerte del novio de Diana, Dodi Al Fayed, hijo del conocido millonario egipcio Mohamed Al Fayed, informa «Efe».


En 1999, un juez francés ya concluyó que el accidente ocurrió porque el chófer, Henry Paul, también fallecido, conducía bajo la influencia del alcohol y de los antidepresivos.

En el veredicto de ayer se recoge que la cantidad de alcohol del conductor triplicaba la tasa permitida. Además, el hecho de que ni lady Di ni Dodi Al Fayed llevasen puestos los cinturones de seguridad contribuyó al desenlace mortal.

El jurado británico alcanzó su decisión por mayoría, después de cuatro días de deliberaciones en las que sus miembros no lograron ponerse de acuerdo por unanimidad; de ahí que el juez del caso, Scott Baker, le autorizara a pronunciarse por mayoría.


Baker agradeció a los integrantes del jurado su «considerable dedicación» durante la vista, que duró seis meses y que, en una insólita medida, les llevó incluso al lugar de los hechos.


El magistrado ya declaró el pasado 31 de marzo que «no hay pruebas» de que el duque de Edimburgo ordenase la muerte de la princesa ni «la más mínima evidencia» de la implicación de los servicios secretos británicos en el accidente. El magistrado hizo esa afirmación al presentar las conclusiones de la instrucción sobre la muerte de la pareja, que comenzó en octubre pasado en el Tribunal Superior de Londres.


A la lectura del veredicto asistieron personalidades como la hermana de lady Di, que abandonó el edificio sin realizar valoración alguna, y el juez instructor encargado en un principio del caso, Lord Stevens, quien urgió a la salida del tribunal a aceptar sin más el veredicto, ya que «el jurado ha sido claro». «Espero que todo el mundo dé este veredicto por cerrado, para que este trágico accidente y la gente que murió en él pueda descansar en paz», afirmó, precisando que incluso Al Fayed dijo que lo aceptaría.


Durante los seis meses de la investigación declararon 250 testigos, en una pesquisa que ha costado al contribuyente británico 12,5 millones de euros.

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres

 
Enlaces recomendados: Premios Cine