ÚLTIMA HORA
Julián Sánchez Melgar, magistrado del Supremo, nuevo Fiscal General del Estado

El boicot olímpico

11.04.2008 | 00:00
El boicot olímpico
El boicot olímpico

El Parlamento europeo ha pedido casi por unanimidad a los países miembros que no acudan a la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos si el régimen de Pekín no dialoga con el Dalai Lama. Es un gran paso adelante y hay que esperar que los gobiernos europeos, como ya han anunciado Gordon Brown y Sarkozy, anuncien su voluntad de no estar presentes si China no cambia su política de derechos humanos. Obama también le ha pedido a Bush una medida similar.


Pero hay que ser realistas. A la mayoría de los gobiernos europeos y a Estados Unidos les interesa más el mercado que los derechos humanos, el comercio que la libertad, incluso la vida de unos ciudadanos perseguidos simplemente porque quieren ejercer sus derechos básicos, los que tenemos, y no valoramos, la mayoría de los ciudadanos. Incluso, cabe la duda razonable de si Obama fuera presidente haría lo que, ahora que sólo es aspirante a candidato, le pide a Bush.


Todos los gobiernos del mundo son conscientes de la «represión brutal», como la define el Parlamento europeo, de las fuerzas de seguridad chinas contra los manifestantes tibetanos. Pero ésa es sólo una de las represiones que se ejercen en ese país. Ése es sólo uno de los derechos fundamentales que cada día viola el Gobierno chino. Aunque China ha iniciado un camino irreversible hacia la libertad, especialmente en el terreno económico, los derechos humanos son, hoy por hoy, un objetivo lejano, nada importante. Sus ciudadanos no son libres ni para tener hijos, ni para manifestarse ni para ejercer sus derechos. Pekín, Shanghai y Hong Kong son una ventana falsificada de la China actual. China es una dictadura que Occidente permite porque China es un gran mercado y una potencia económica. China no es Irán, ni Afganistán, ni Pakistán ni Cuba. China vale lo que puede pagar o comprar. Y eso es mucho. La hipocresía de los gobiernos occidentales, de sus líderes, que viajan allí, respaldan a sus dirigentes y no hacen mención de los graves atentados contra los derechos humanos, merece un cero.


Ahora, los países democráticos y, especialmente, la izquierda progresista, que también guarda un silencio culpable, tienen una ocasión inmejorable para que el pueblo chino sepa que todos estamos con ellos, contra la dictadura, contra cualquier dictadura, por la libertad, por la democracia. No sólo del Tíbet. De cada uno de los ciudadanos chinos. Si ningún dirigente democrático acude a la inauguración de la Olimpiada, si los deportistas portan pegatinas pidiendo la libertad y el respeto de los derechos humanos, China y todos los países del mundo sabrán que hay valores que no se compran con dinero, que no tienen precio. El problema es que nadie, ningún país, ningún dirigente, va a querer perder su «cuota de mercado». Mercaderes antes que personas, dinero antes que derechos.

Enlaces recomendados: Premios Cine