El Papa pide a Bush diplomacia paciente

17.04.2008 | 00:00

Durante su primera visita a EE UU como Pontífice, Benedicto XVI fue recibido por George Bush en la Casa Blanca. El Papa, a quien el público asistente cantó el «cumpleaños feliz», instó a Bush a solucionar los conflictos con el «apoyo paciente de la diplomacia internacional» y manifestó, junto al presidente de EE UU, su «total rechazo al terrorismo y a la manipulación de la religión para justificar actos inmorales y violentos».

Washington

El Papa Benedicto XVI instó ayer a EE UU a seguir ocupándose de solucionar conflictos, con «el apoyo paciente de la diplomacia internacional», en un discurso en la Casa Blanca, antes de reunirse en privado con el presidente George W. Bush. En dicha reunión, reiteraron su compromiso común contra el terrorismo y la defensa de la vida, según un comunicado conjunto en el que manifestaron «su total rechazo al terrorismo y a la manipulación de la religión para justificar actos inmorales y violentos contra los inocentes».


Benedicto XVI, que fue recibido en la Casa Blanca con himnos nacionales y una salva de 21 cañonazos, manifestó que la religión y la moralidad son «soportes indispensables» para la prosperidad política y para crear una sociedad más justa. Además, valoró que EE UU se haya «mostrado siempre generoso en salir al encuentro de las necesidades humanas inmediatas, promoviendo el desarrollo y ofreciendo alivio a las víctimas de las catástrofes naturales».


El discurso el Papa estuvo centrado en la libertad y, en particular, en la libertad religiosa.


Desde los albores del nacimiento de EE UU, «la búsqueda de la libertad de América ha sido guiada por la convicción de que los principios que gobiernan la vida política y social están íntimamente relacionados con un orden moral, basado en la señoría de Dios Creador».


Por su parte, Bush manifestó al Pontífice que visita un país de fe y «compasión» y subrayó que en un mundo en el que cada vez se recurre más a Dios «para justificar actos de terrorismo» es necesario el mensaje del Papa de «Dios es amor». Asimismo, aseguró que Estados Unidos es un país que «da la bienvenida al papel de la religión en la escena pública».


En el acto, que se celebró en los jardines de la Casa Blanca, estuvieron presentes unas diez mil personas, entre ellas la primera dama, Laura Bush, así como el vicepresidente, Dick Cheney, y su mujer. También asistió la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En un momento dado del acto, los asistentes felicitaron al Pontífice por su 81.º cumpleaños y le cantaron el «Cumpleaños feliz», detalle que agradeció con un gesto. Después, el Pontífice abandonó el recinto en el «papamóvil» entre fuertes medidas de seguridad.

Enlaces recomendados: Premios Cine