¿Las casas suben o bajan?

 
¿Las casas suben o bajan?
¿Las casas suben o bajan? 

Que el precio de las casas baje infligiría un duro castigo no sólo a quienes contribuyeron a su encarecimiento brutal especulando con ella (y que hoy temen tener que «comérsela» vacía e invendible mientras pagan el préstamo con el que la adquirieron), sino también a la verdad empírica, contradictoria a su vez con la ley de la Gravedad, según la cual ningún precio que sube baja. Sin embargo, y pese al estupor que produce la actual ruptura de la burbuja inmobiliaria, se va abriendo paso la idea de que, en efecto, el precio de las casas baja, aunque se trata de una idea que se asienta en la aritmética y no en la realidad. Según la aritmética de que se ha servido el Ministerio del ramo en la elaboración de su informe hecho público ayer, los pisos han bajado en el último año por primera vez en una década, pues, y he aquí la paradoja, sólo subieron un 4 por ciento. Vamos a ver: si subieron un 4 por ciento, es que subieron, no que bajaron, pero entonces es cuando viene la aritmética y nos dice que sí, que es posible que suban y bajen al mismo tiempo, pues si la inflación se ha puesto en un 4,5 por ciento, está clarísimo que la vivienda ha bajado medio punto. Desde la realidad, sin embargo, lo que ocurre es que las casas, que han subido, han subido menos porcentualmente que la gasolina, que el pan o que la leche.

Por lo demás, y aun aceptando que han bajado, ¿cómo puede decirse que lo han hecho por primera vez en diez años? Que yo recuerde, en 1998 las casas no bajaron. Es más; no recuerdo que la vivienda en España haya bajado en la vida. Jamás. ¿Qué pasa, entonces? ¿Sube o baja? Podría decirse que mientras las casas no bajaran todo lo que deberían bajar para ser medianamente asequibles, en torno al 50 por ciento, es como si siguieran subiendo constantemente, pues siguen quedando fuera, cada vez más, de las posibilidades de las personas honradas, esto es, de las que viven de su trabajo, o de una nómina, sin robar. Las casas, en fin, ¿suben o bajan? Ambas cosas, al parecer.

  HEMEROTECA

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres

 
anteriorsiguiente

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya