China la toma con Francia

Arrecian los llamamientos nacionalistas al boicot de supermercados y productos galos en protesta por las críticas a los Juegos de Pekín

 
Policías y militares protegen un supermercado de Carrefour, en la ciudad de Dalian, frente al que se manifestaron ayer centenares de chinos.
Policías y militares protegen un supermercado de Carrefour, en la ciudad de Dalian, frente al que se manifestaron ayer centenares de chinos. reuters
 MULTIMEDIA

El accidentado paso de la antorcha olímpica por Europa, con incidentes en capitales como París y Londres, y la forma en la que la prensa occidental trata la represión del conflicto del Tíbet ha desatado una corriente nacionalista en China, principalmente dirigida contra Francia. En Pekín y otras ciudades ha habido manifestaciones ante los hipermercados Carrefour y se han producido llamamientos al boicot de otras marcas y empresas galas.

Pekín

Miles de chinos se manifestaron este fin de semana para pedir el boicot a los productos franceses y protestar por la cobertura del conflicto tibetano en medios occidentales. Se trata de una reacción nacionalista de la ciudadanía china a las presiones internacionales para que, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Pekín del próximo verano, China mejore la situación de los derechos humanos, en especial en el Tíbet, donde el mes pasado se registró una violenta revuelta.

A través de convocatorias en foros de internet y mensajes por móvil, un buen número de chinos mostró su apoyo a los JJ OO de Pekín y el rechazo a los independentistas tibetanos, escogiendo como escenario las entradas de supermercados de la empresa francesa Carrefour en todo el país y algunos otros intereses de Francia en China.

Francia, país por el que la antorcha olímpica pasó con más pena que gloria y cuyo presidente, Nicolas Sarkozy, sugirió la posibilidad de no asistir a la ceremonia inaugural de los Juegos, se ha convertido en el chivo expiatorio de las iras de los chinos, que han reaccionado a las críticas con fervor nacionalista.

El principal escenario de las protestas fueron hipermercados de la marca Carrefour en Pekín, Xian, Qingdao, Hefei, Kunming, Harbin y Jinan, donde ciudadanos chinos corearon eslóganes pidiendo el boicot de productos y establecimientos franceses y reiterando que medios de comunicación como la BBC o la CNN han dado una cobertura parcial de los incidentes ocurridos en el Tíbet. En Qingdao, ciudad costera del Este, manifestantes quemaron banderas francesas, mientras que en la capital china también hubo protestas el sábado frente a la Embajada y junto al Liceo Francés.

Desde que Sarkozy anunciara la posibilidad de boicotear la ceremonia de apertura de Pekín 2008 si China no negociaba con los tibetanos, ciudadanos del país asiático han dirigido muchas de sus críticas hacia Francia. Los chinos rechazan las llamadas en el extranjero al bloqueo, pero algunos de ellos, en represalia, afirman que planean boicotear a marcas francesas como Carrefour, Louis Vuitton, L'Oreal y Peugeot Citroën. Más de 200.000 entradas en internet piden que no se compren ésas y otras marcas galas.

Carrefour y Louis Vuitton son los principales blancos de la furia de los chinos, ya que algunos foros de internet aseguran que han ayudado económicamente a grupos independentistas tibetanos, algo que sus directivos han negado. El presidente de la cadena francesa de supermercados, José Luis Durán, afirmó ayer que las ventas del grupo en China no se han resentido.

El Gobierno chino, por su parte, pidió a los ciudadanos que moderen su postura contra Occidente, e incluso ha habido llamamientos de los censores nacionales a que las webs borren aquellos comentarios ofensivos contra Francia y otros países. Pekín teme que la oleada de patriotismo afecte a la imagen de los JJ OO y repita hechos como los de abril de 2005, cuando manifestaciones antijaponesas en todo el país culminaron con ataques a pedradas contra la Embajada nipona en la capital china.

Francia, donde nació el movimiento olímpico (de la mano del parisino Pierre de Coubertin), fue uno de los primeros gobiernos de Europa occidental que reconoció al régimen comunista, en 1964. El presidente del Senado francés, Christian Poncelet, llevará a cabo una visita oficial a China a partir de mañana, 21 de abril, y el ex primer ministro galo Jean-Pierre Raffarin anunció que llevará un mensaje de Sarkozy a las autoridades chinas durante un viaje que realizará esta semana. Mientras, la antorcha olímpica llegó ayer a Malasia en medio de un masivo despliegue de policías.

  HEMEROTECA

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres

 
anteriorsiguiente

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya