El Trasluz ROSA VILLACASTÍN Ídolos con pies de barro

02.05.2008 | 00:00
El Trasluz ROSA VILLACASTÍN Ídolos con pies de barro El Trasluz ROSA VILLACASTÍN Ídolos con pies de barro

Los últimos acontecimientos protagonizados por el actor Andrés Pajares no son más que la historia de un declive anunciado. Un declive que posiblemente tiene sus orígenes en un trastorno mental que no le fue diagnosticado a tiempo y que se ha agravado con el paso de los años y de los acontecimientos. Lo que le ha llevado a protagonizar historias para no ser contadas fuera de su ámbito más privado, pero que dieron la vuelta al país, gracias a las ansias de dinero de sus familiares más cercanos, que no han dudado en contar sus miserias allí donde les pagaban por ello.


Lo pudimos ver en la última entrevista que le hicieron en Antena 3 TV, hace apenas dos o tres semanas, en la que aparecía un Andrés crispado, insultando a diestro y siniestro, obsesionado con el sexo, con el pelo teñido, y el gesto desencajado de tantas cosas como se ha metido en la cara. Fue en ese mismo programa donde dijo que había desheredado a sus hijos, que sólo su secretaria y el marido de ésta se ocupaban de él. Cosas tremendas que demuestran que no está en su sano juicio, que algo dentro de su cabeza no funcionaba, que su internamiento en algún centro especializado no debía demorarse más.


El tiempo corre en su contra y ya nadie duda de que hoy Andrés es un muñeco roto, un ídolo con los pies de barro que no ha sabido manejar ni su vida, ni su fama, ni su dinero, si es que tiene tanto como dicen.


Andrés vive en un mundo que sólo existe en su mente enferma, prueba de ello es que ha llegado a anunciar en su blog la muerte de un conocido periodista del corazón. De un hotel madrileño le tuvieron que expulsar porque destrozó todos los muebles de la suite a la que se había ido a vivir porque dice que su casa se le cae encima, porque es demasiado grande y está demasiado sólo.

Enlaces recomendados: Premios Cine