EN DIRECTO

La maldición de los Kennedy

El icono de la izquierda americana, Ted Kennedy, se enfrenta a un tumor cerebral maligno que puede reducir su esperanza de vida a menos de un año

 

Las pruebas médicas a las que el mítico senador demócrata Edward Kennedy fue sometido durante los últimos días revelaron que padece un tumor cerebral maligno. El senador, único superviviente de los cuatro hijos de Joseph y Rose Kennedy, espera ahora la decisión de los médicos sobre el tratamiento a seguir. Si el tumor resulta muy agresivo, la esperanza de vida es de menos de un año.

Washington

El senador Edward Kennedy, paradigma de la izquierda en Estados Unidos y uno de los hombres con más influencia en Washington, padece un tumor cerebral maligno.


Ted Kennedy, de 76 años, estuvo ingresado desde el pasado sábado hasta el miércoles en el Hospital General de Massachusetts, adonde fue trasladado en helicóptero urgentemente tras sufrir convulsiones en su casa en Cape Cod. Después de someterle a diversas pruebas, los médicos concluyeron que la causa es un tumor cerebral y la biopsia indicó que es maligno, informaron el neurólogo Lee Schwamm y el médico Larry Ronan, informa «Efe».


Si el tumor resulta muy agresivo, la esperanza de vida es de menos de un año, pero si su crecimiento es más lento, la supervivencia ronda los cinco años.


Según los expertos, en función de la localización exacta del tumor y de su tamaño, existen diversos tratamientos posibles. El más efectivo es una operación que sirva para extirpar el tumor, acompañada de sesiones de quimioterapia y radioterapia. No obstante, al estar situado en el lóbulo parietal izquierdo del cerebro, una zona muy delicada y responsable, entre otras funciones vitales, del habla, no siempre es posible realizar una operación sin causar daños irreversibles en la salud del paciente.


Los médicos dijeron que sólo decidirán qué hacer tras realizarle nuevas pruebas. Esos cánceres son difíciles de combatir, dado que la radiación afecta a tejidos sanos y la quimioterapia no garantiza que el tumor no vuelva a crecer.


La esposa del senador, Vicki Kennedy, dijo a sus amigos que el diagnóstico fue «un golpe difícil de asimilar» que dejó a la familia aturdida, a pesar de que su marido bromeaba y reía con ellos. «Teddy está digiriendo la situación, como de costumbre, con su actitud de calma para obtener la mejor información posible», afirmó Vicki.


El senador, quien parece seguir la llamada «maldición de los Kennedy», es el único superviviente de los cuatro hijos de Joseph y Rose Kennedy. El mayor, Joseph, murió en un accidente de avión durante la II Guerra Mundial; el ex presidente John F. Kennedy fue asesinado en 1963, y el tercero, Robert, fue asesinado en 1968.


Edward Kennedy no puede achacar todos sus problemas a la adversidad. En 1969 el automóvil que conducía a la vuelta de una fiesta cayó en un canal y una mujer que le acompañaba murió ahogada. Kennedy no informó del accidente a la Policía y el consiguiente escándalo dejó una mancha indeleble en su reputación.


Su salud empeoró a finales del pasado año. En octubre fue sometido a una operación para desbloquear una arteria en el cuello. Por esta razón, las convulsiones que sintió el sábado hicieron temer a su familia que se tratara de un derrame cerebral. Según sus médicos, Kennedy está de buen humor y «lleno de energía» para afrontar la enfermedad.


Kennedy llegó al Parlamento en 1962. Desde entonces no ha abandonado la Cámara estadounidense. Está considerado como el representante del ala izquierdista de los demócratas y es muy respetado en el partido.

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres

 
Enlaces recomendados: Premios Cine