Náufragos del diario Tino Pertierra Feliz

24.05.2008 | 00:00
Náufragos del diario Tino Pertierra Feliz Náufragos del diario Tino Pertierra Feliz

Gabriela: «Hay gente que basa su felicidad en comprar coches con prestaciones que no necesitan, pero con los que podrán sacar pecho al abandonar con muchísimo cuidado el garaje, o que adquiere casas de dimensiones superlativas para perderse en ellas, o que colecciona joyas por el mero hecho de poseerlas y lucirlas cuando la ocasión lo permita, o todo tipo de cachivaches último modelo para exhibir ante los invitados con sonrisa de gasto escaldado. Luego, llega la noche, se hunden en la cama donde no hay máscaras ni etiquetas y sienten el vacío que los convierte en envases sin contenido, y sólo al día siguiente podrán recomponerse saliendo a lucir, presumir, exhibir. Conozco bien a esas personas porque soy una de ellas. Tal vez merezca un premio a la lucidez por admitir que pertenezco a un club superficial. Mi padre me decía: las cosas que sólo se hacen por un sueldo suelen tener poco valor. Un sabio consejo que nunca seguí. Soy lo que cobro, eso decía mi ex marido, de quien aprendí a dejar a un lado cualquier tentación de ser coherente con mis ideas. Prométeme que nunca darás la mano a un miserable, me dijo mi padre ya en su lecho de muerte, y se lo prometí, y le mentí, aunque entonces no lo sabía, porque desde aquel lejano día de despedida he estrechado la mano a muchos miserables, y no sólo antes de saberlo, lo que podría ser una disculpa, sino después de tenerlo bien claro. Sí, he traicionado al espíritu de mi padre, y lo he hecho tantas veces que ya me cuesta sentir remordimientos. La contradicción es una carga muy ligera cuando te acostumbras a ella y renuncias a pedirte explicaciones. Tan ligera que muchas veces te olvidas de ella y haces lo que haces sin plantearte su existencia. Y ya basta de pensar estas cosas que sólo sirven para confundirme. Ahí viene por fin el joyero. Su sonrisa no deja lugar a dudas: el contenido de la caja que lleva en las manos me hará desdichadamente feliz».

Enlaces recomendados: Premios Cine