EN DIRECTO
Lne.es » Última Página
 Noticia anterior    
Sólo será un minuto

Eterno

 07:34  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Eterno
Eterno  

TINO PERTIERRA Iñigo: «Decían que era misión imposible. Sin duda, lo parecía. Rebeca era la mujer más guapa de la facultad y nadie se perdía una clase sólo para poder verla. Yo, tampoco. Daba igual la asignatura, lo importante era estar cerca de aquella muchacha de cabellera rubia y ojos verdes a la que las fotografías no hacían justicia por buenas que fuesen. Su amabilidad era tan llamativa como su desinterés por los pretendientes que la acechaban con tenacidad digna de peores causas. Supongo que le llamó la atención que yo no perteneciera al club de buitres con sonrisa alelada. A pesar de su encanto nada artificial y de su naturalidad casi insultante, no podía evadirse a la curiosidad, y mi ausencia de sus territorios entre clase y clase era algo que no encajaba en sus previsiones. Quizá por eso se sentó a mi lado en la cafetería obligándome a dejar de escuchar el «Nessun dorma». ¿Puedo hacerte una pregunta?, dijo. Y dos, respondí. Me basta con una, dijo, ¿te caigo mal? Me encogí de hombros. Ni bien ni mal, dije, no te conozco. Pero no intentas conocerme, dijo ella, me trato con todos mis compañeros menos contigo. ¿Tienes un cupo de relaciones que cubrir?, pregunté, y me odié por ello. Frunció el ceño, pero aun así estaba guapa. Ya veo, dijo, no tienes nada contra mí, sólo es que eres un borde. Y se levantó y se fue. Me sentía vigilado por toda la cafetería. Cuando acabaron las clases, incómodo e intrigado, esperé a que ella saliera para seguirla. La vi entrar en su portal, la imaginé subiendo por el ascensor, abrir la puerta, entrar en su casa, caminar hasta su habitación y descolgar el teléfono. Soy yo, el borde, dije. ¿Cómo tienes mi número?, preguntó. Lo pusiste en el tablón cuando te ofreciste para dar clases de alemán, dije. Silencio. Además de borde eres listillo, dijo, ¿qué quieres? Y, en ese instante, mientras mi cerebro buscaba una respuesta a la altura de su pregunta, tuve la certeza de que nunca más volvería a mirar a otra mujer con deseos de seguir sus pasos. Esperaba que lo supieras tú, dije, y ella guardó silencio durante unos segundos que me hicieron eterno».

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad